Vecinos de Lo Rojas recuerdan: “Cuando llovía en invierno sabíamos que nos quedaríamos aislados”

Publicado el at 23/06/2020
364 0

Dirigenta del sector contó cómo era la vida antes y después de la construcción del nuevo puente vehicular, el cual cumplió un año y medio de haber sido inaugurado

LA CRUZ.- Su realidad hoy es muy diferente, pero para Juana Díaz Saavedra sigue siendo vívido el recuerdo de hace más de medio siglo, cuando ella era apenas una niña y debía cruzar los inestables puentes improvisados que se instalaban sobre el río, siempre con el riesgo de caer a la corriente.

La vecina rememora aquellos años con alivio, sabiendo que hoy es todo distinto. “Recuerdo el puente del año 1965. Para nosotros era bueno, porque era el único acceso, pero se trataba sólo de un tablón. Había que hacer equilibrio para pasar por ahí sin caerse”, aseveró.

“Juanita”, como le dicen con cariño, detalló lo angustiante que era para los rojinos la llegada del invierno, pues sabían que esa estación causaría problemas de conectividad para todo el sector. “Son recuerdos tristes, porque sentíamos temor cada vez que empezaba a llover. Crecía un poco el caudal del río y sabíamos que íbamos a quedar desconectados del centro”; relató la dirigente.

La abnegada directiva vecinal nunca imaginó que, luego de haber sido testigo de tantos sacrificios por parte de sus padres y abuelos, finalmente terminaría viendo e inaugurando el puente que ya cumplió un año y medio, luego de ser inaugurado en enero de 2019. “Nunca imaginé la tremenda satisfacción que sentí ese día, este nuevo puente nos trajo una alegría impagable”, señaló.

De igual manera, Díaz aclaró que hay personas que no estaban de acuerdo con este salto en materia de conectividad, pero reflexiona sobre eso agregando que en su mayoría es gente joven, que no vivió las situaciones por las que tuvieron que pasar anteriores generaciones.

“Nos costaba cruzar el puente en malas condiciones con nuestros hijos al hombro, con mercadería. Era muy caro trasladarse en vehículo. Un taxi que se diera la vuelta por Boco costaba muy caro, había que sacrificarse nomás”, aseguró la vecina de Lo Rojas.

Según relató Juanita, los sacrificios que realizaron algunos de los vecinos del sector fueron demasiados, incluso algunos de ellos pagaron con su vida el mal estado de los puentes colgantes.

“Fueron tres vecinos en todos estos años los que perdieron la vida arreglando el puente o que cayeron al agua durante el invierno, así que la gente que reclama por el nuevo puente son personas que no vieron lo que pasamos los antiguos, nuestros padres murieron esperando un puente como éste”, concluyó emocionada.

Comentarios