Urge evitar el sufrimiento de muchos durante la cuarentena

Publicado el at 6:36 pm
210 0

Claudio Espejo Bórquez
Editor

La explicación de la declaratoria de una Cuarentena es simple: está prohibido salir de la casa. El objetivo, también: frenar la curva de contagios que se ha elevado muy severamente en la comuna de Quillota. Ya vamos en casi 600 casos, entre positivos confirmados y sospechosos.

¿Se puede salir a comprar alimentos e insumos necesarios para el funcionamiento de una casa? Sí. ¿Se puede llevar a tratamiento a personas con enfermedades crónicas? Sí. ¿Se puede salir a trabajar hacia comunas sin cuarentena? Sí. Para todas estas cosas y varias otras, se debe portar un permiso que se tramita en comisaríavirtual.cl. Incluso para salir a la esquina de su casa.

Es una situación rara, pues en un escenario sanitario y político normal, no se limitan las libertades de desplazamiento. Pero la gravedad de esta pandemia lo ameritó. Es más: lo hizo urgente.

Varios hemos podido prepararnos para enfrentar el confinamiento. También reorganizar nuestros trabajos desde casa, porque contamos con los recursos tecnológicos para hacerlo. Tenemos la ventaja de tener empleos formales, una renta mensual y las condiciones adecuadas para esta adaptación. Pero hay cientos de familias que dependen de ingresos que se obtienen día a día, recorriendo las calles, realizado labores como trabajadores independientes en ventas, construcción, servicios domiciliarios y un largo etcétera, que bajo la declaratoria de cuarentena no podrán ejecutar. Ellos no sólo ven limitado su derecho a libre circulación, sino también su necesidad de llevar el sustento al hogar.

Por este motivo, las autoridades públicas, municipales y de Gobierno, tienen la gran responsabilidad de que a esos hogares no les falte el alimento y los artículos para proteger su salud. Cajas, hay. Muchas más llegarán, según lo anunciado por el Gobernador, Iván Cisternas; y el alcalde de Quillota, Luis Mella, en una conversación que sostuvimos con ambos en Radio Quillota. Pero acá el acento debe estar puesto en dos cosas fundamentales: llegar a tiempo y que nadie se quede al margen.

Habrá una emergencia paralela, tanto o más grave que la del coronavirus, si esos centenares de familias no reciben esos aportes a tiempo a sus casas. Pero será insuficiente. De ahí que la idea de extraer parte de los ahorros previsionales, puede ser una vía de salida a muchos de quienes no contarán con recursos frescos para enfrentar el día a día. Dejémonos de fundamentalismos y abrámonos a soluciones ahora. Luego veamos cómo reponemos lo sacado o cómo el Estado se hace cargo de generar una alternativa de cobertura de esos recursos.

Sino, veremos personas arriesgando sus vidas en la calle, sorteando como sea los controles militares y de Carabineros, para que los suyos puedan tener lo mínimo para subsistir.

Comentarios