Repentina enfermedad cobró la vida de uno de los alféreces más antiguos de La Ligua

Publicado el at 2:58 pm
289 0

Samuel Romero Cádiz falleció en las primeras horas del nuevo año en compañía de su familia

LA LIGUA.- El Patrimonio Cultural Inmaterial de la zona ha perdido a uno de sus más fieles representantes: el alférez Samuel Romero Cádiz, un hombre de campo, del sector Los Corrales de Quebrada del Pobre, que durante toda su vida participó de los bailes chinos junto a sus hermandades de músicos que expresan su fe por intermedio de la música, la danza y el canto.

Hace 60 años se unió en matrimonio con Isabel Brito Miranda, con quien formó su familia de la cual nacieron siete hijos, 3 hombres y 4 mujeres, y se dedicó tanto a la agricultura como a la ganadería.

Son ellos quienes cuentan que, según él mismo relataba, comenzó a participar de estas cofradías desde muy niño, en los bailes chinos Santa Cruz, Nuestra Señora del Rosario y Virgen del Carmen. Pero hace 30 años decidió fundar el baile chino Santa Ana de Trapiche, con el que comenzó a recorrer la zona central del país, como abanderado o alférez, donde interpretaba mediante improvisación o memorización sus más sentidas coplas religiosas.

Su participación había sido activa durante todos estos años, recorriendo las distintas celebraciones religiosas junto a su baile Santa Ana o al que requiriera de su participación. En diciembre asistió como todos los años a la fiesta de Andacollo y en el último tiempo reemplazaba al alférez Casimiro Menay en el Nuestra Señora del Rosario, debido a su delicado estado de salud.

 REPENTINA ENFERMEDAD

A pesar de ser un hombre activo en el trabajo y en su hermandad religiosa, hace unas semanas una noticia golpeó fuertemente al seno de su familia. Había comenzado con malestares y poco apetito, por lo que fue llevado al hospital de La Ligua.

Allí fue diagnosticado con cáncer al esófago, una enfermedad que ya estaba avanzada en su cuerpo y que no se podía revertir. Los exámenes en el Hospital de Quillota corroboraron la triste noticia.

La noche del 1 de enero su salud decayó considerablemente, por lo que su familia estaba a su lado. Hasta que, a eso de las 5:20 de la madrugada, falleció rodeado de sus seres queridos.

El velatorio se realizó en su domicilio, donde los bailes chinos le rindieron homenajes póstumos, honores y reconocimiento por sus años de participación en estas cofradías, que son una auténtica forma de manifestación religiosa.

Su hijo Robinson Romero, expresó que “fue una persona que nos inculcó durante toda su vida el respeto y los valores. Como familia estamos muy agradecidos de todos quienes nos acompañaron, especialmente de los bailes chinos que vinieron a darle su despedida”.

La mañana del martes se realizó una ceremonia religiosa en la Parroquia Santo Domingo de La Ligua y posteriormente fue llevado al Cementerio Parroquial, donde su familia, la comunidad y su hermandad Santa Ana de Trapiche le brindaron un sentido adiós.

 

Comentarios