Profesora quilpueína cantó con Mon Laferte y otras 50 mujeres en el Festival de Viña

Publicado el at 03/03/2020
637 0

Muy emocionada, se subió al escenario de la Quinta Vergara para vivir una experiencia inolvidable

QUILPUÉ.- María José Calderón Orellana tiene 35 años, es quilpueína y profesora de canto e inglés. Hoy, recuerda con nostalgia como su abuela materna recitaba poesía y bailaba, cuando ella era solo una niña. Allí comenzó su gusto por la música, que empezó a desarrollarse en la enseñanza básica y media, en los colegios Crep, Cristiano y el Liceo Javiera Carrera, en la Ciudad del Sol. En este último tomó sus primeras clases de canto con su profesor y jugó un rol muy importante su hermana, Yasnna, quien consume distintos estilos musicales y siempre compartió sus cassetes con “La Majo”, como es conocida.

Comenzó a cantar lírico, pero muy pronto dio un giro total y se volcó al rock. A lo largo de su trayectoria ha sido vocalista y bajista de las bandas “Nienna” (doom metal), “MercyThrone” (metal), “Albatross” (hard rock), “Tierra Alterna” (post grunge), “Sukuba” (groove metal) y “Sifuka” (hardcore metal). Luego se dedicó a la gestión, asumiendo como la primera presidenta del Centro Cultural “Unión de Músicos de Marga Marga” (UMA), entre los años 2016 y 2017; después se integró al Colectivo de Mujeres Rockeras “Udara” y hoy también es bajista de la agrupación musical quilpueína “Aurora Voraz”.

CANTÓ CON MON LAFERTE

Y esta semana, luego de tantos años viviendo distintas experiencias en la música regional, fue parte de un momento que difícilmente olvidará luego de haber integrado el grupo de 50 mujeres cantoras que fueron parte del show de Mon Laferte, en el Festival de Viña del Mar. Se subió al escenario de la Quinta Vergara e interpretó dos cuecas con sus compañeras, una presentación que difícilmente puede describir con palabras.

“Con mi amiga Catalina Blanco, que es profesora de canto, habíamos quedado de juntarnos este verano. Y hace unos 10 días empezamos a conversar y ella me dijo que tenía una invitación para mí y me preguntó qué tenía que hacer los días 23 y 24 de febrero. Yo le respondí que nada, porque estoy de vacaciones, entonces ella me comentó sobre esta posibilidad de realizar una intervención con Mon Laferte. Fue algo ‘bacán’ y luego de eso empezamos a coordinarnos”, relató a “El Observador” María José.

“Realizamos un ensayo previo el día anterior a la presentación en el Parque Cultural Ex Cárcel de Valparaíso. Ese día estuvimos con la Mon y realmente se nota que su historia es real, de esfuerzo, se dio el tiempo para saludarnos a todas, fue súper amable, en ningún momento quiso sobresalir ni nada parecido, ella es muy buena onda”, agregó.

Y al día siguiente, esta cantante quilpueína vivió un momento realmente significativo. “Conversar con todas las ‘chiquillas’, conocerse, darse los contactos, ensayar, que luego te maquillen y te peinen es algo especial, todas estábamos muy contentas. Pero además me di cuenta que había mujeres músicas con otras realidades, la mía es de las rockeras ‘under’ de Quilpué, pero algunas cantaban en el Metro y había una por ejemplo que hace tributo a Mon Laferte, entonces se sentía muy agradecida porque con las canciones de ella se ganaba la vida”, detalló “La Majo”.

Luego de haber pisado el escenario de la Quinta Vergara, María José Calderón solo ha recibido felicitaciones y buenas vibras, especialmente de su familia y amistades como también de personas que ella tampoco esperaba, quienes valoraron este paso y la experiencia de haber sido parte de uno de los espectáculos más potentes del Festival de Viña del Mar 2020.

Comentarios