¿Porqué puede ser atractivo hacer enoturismo estas vacaciones?

Publicado el at 14/02/2020
565 0

Seis viñas de Aconcagua cuentan qué hacer y porqué visitarlas 

 Viña El Escorial 

No existe en la zona una cava subterránea como la que posee la viña, a la que se accede por el camino E-643, Panquehue. 

 

Nuestra viña le permite al visitante aprender e incursionar en el mundo del vino, desde conocer una viña con sus uvas en pleno período de maduración, hasta las instalaciones de elaboración y guarda, y principalmente la oportunidad de degustar los más de 15 distintos tipos de vinos que ofrecemosdestacando las novedades: SangioveseZinfandel, o un fresco Chenín Blanc, cepas muy poco comunesAdemás, conocer nuestros vinos de altura, con variedades plantadas a 1.600 msnm. en la cordillera, los cuales han sido premiados en distintos concursos nacionales e internacionaleso también los vinos dulces como el afamado Late Harvest o el Sypor-t (Vino tipo oporto o fortificado). 

La Viña cuenta con áreas verdes a la sombra de un bosque de paltos en donde se pueden realizar picnic y almuerzos campestres en un quincho completamente equipado. También se puede conocer nuestra exclusiva cava subterránea, donde ofrecemos las degustaciones de los vinos, siempre acompañados de una tabla de quesos, cecinas y frutos secos en perfecto maridaje. Los valores fluctúan entre los $10.000 y $35.000. Además contamos con espacios apropiados para efectuar distintos tipos de eventos, ya sean al interior de nuestro salón comedor o en la amplia terraza, masivos o privados, con capacidad de más de 300 personas. Por otra parte la viña cuenta con accesos para personas con problemas de movilidad”. 

 Rodrigo Espinosa, uno de los dueños de la viña. 

 

Von Siebenthal

El acogedor interior de la viña, ubicada por el camino E-643 en Panquehue (Al final de Antofagasta a la derecha), es un excelente lugar para degustar vinos. 

 

“Visitar una viña boutique es siempre una experiencia emocionante: en un espacio relativamente pequeño se concentran todas las actividades que nos permiten producir nuestros vinos premium. El huésped puede enterarse de las técnicas vitícolasde la fermentación y la guarda en barrica (todos nuestros vinos pasan por una crianza muy larga en barricas de roble). En fin, es una efectiva introducción al mundo del vino. Además hecha con mucho cariño. 

Nuestros tours son personalizados y privados. Cada visitante recibe un trato especial. No mezclamos grupos. Estamos 100% disponible para la o las personas que quieren conocer nuestra realidad. Por ende es importante hacer una reserva. Es posible hacer cuatro tipos de cata: de dos hasta cuatro vinos. Todos premium e iconos. Relajarse y degustar conversando con un miembro de la familia para conocer origen y motivaciones que hubo para crear la viña”. 

Mauro von Siebenthal, dueño de la viña. 

 

In Situ 

El parque arqueológico es un atractivo distinto entre las viñas. Se ubica en el sector Florida de San Esteban. 

 

“Los invitamos a visitar la viña In Situ, donde además de visitar nuestra bodega y degustar nuestros vinos, tenemos habilitado un sendero para visitar el parque arqueológico en el cerro Paidahuén, donde siguiendo luego de un pequeño trekking auto-guiado se pueden apreciar numerosos Petroglifos de la cultura Aconcagua y tener una vista privilegiada del valle de Aconcagua. 

El sendero del cerro Paidahuen cuenta con área de picnic y dos zonas de descanso con sombra para capear el calor. En la viña tenemos habilitado un deck para que los visitantes puedan disfrutar de su copa de vino después de la visita. Tenemos tres formato de degustaciones: la Clásica con tres vinos, el Catador que incluye más y mejores vinos, y además el tour Enólogo, donde los visitantes reciben una capacitación sobre las mezclas y ensamblajes, además de catar algunos de nuestros ensamblajes, y finalmente pueden hacer su propia mezcla, encorachara y llevarse su vino etiquetado”. 

Horacio Vicente, dueño de la viña. 

 

Viña Flaherty 

Una casona antigua alberga a la viña, en la calle Uribe 956, Santa María. 

 

“Para aquellos que buscan vivir una experiencia de enoturismo, entender los procesos de elaborar vino de manera artesanal y a su vez disfrutar de calidad en servicio, Viña Flaherty es una de las bodegas indicadas para visitar, tanto en grupos, familias, amigos, o soloTenemos un servicio de cocina, en donde podrás probar los exquisitos platos de maridaje que prepara nuestra chef Jen Hoover (quien además es propietaria de la viña) para almuerzos o cenas (es necesario hacer una reserva). Tenemos tablas de quesos que incluyen pan de la casa y ensalada junto una copa de vino, que puedes disfrutar debajo de la sombra de algunos de los arboles que se encuentra en nuestros jardines, lugares para relajarse y escuchar el canto de las aves. Es posible recolectar algunas de las frutas típicas y de temporadas. 

La degustación puede ser directa en barrica con algunas de las variedades que usamos en nuestras mezclas, como son PaisSirah y Cabernet Sauvignonlo que forma parte del recorrido. Directamente en la sala de cata podrás degustar algunos de nuestros ensamblajes iconos como son Casa del Magnolio 2 (mezcla de Gewurztraminer y Chardonnay), Casa del Magnolio 4 (mezcla de Sirah, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Pais), Aconcagua Flaherty (mezcla de Sirah, Cabernet SauvignonPetit VerdotPais), y Cauquenes Flaherty (mezcla de Tempranillo, Petit Sirah y Pais)”. 

 

 Ed Flaherty es uno de los dueños de la viña. 

 

Peumayén 

La viña queda en la calle Antofagasta s/n, Panquehue. 

 

“Es atractivo visitar Peumayen, que es una viña familiar, porque nosotros tratamos de que vean la realidad del viñedo y los procesos que estos tienen, y también lo que ocurre en nuestra bodega. La idea es empapar a la gente que nos visita y que entiendan como realmente se hace un vino de acá, el hermoso valle del Aconcagua. 

Nuestro viñedo consta de 12 héctareas y las variedades que tenemos son syrah cabernet sauvignon, carmenere y media hectárea de viognier. Nuestra bodega tiene una capacidad aproximada de 60 mil litros de vino y esta echa con un subterráneo donde guardamos las barricas y botellas que inician el proceso de guarda guarda. Nuestra degustación consiste en tres vinos más unos quesos de la zona, y esto tiene un valor por persona de $15.000”. 

 Francisco Cavevic, uno de los dueños de la viña. 

 

Sánchez de Loria 

El museo al aire libre de Sánchez de Loria se encuentra en la Ruta 60, kilómetro 1890, Panquehue. 

 

“Principalmente es una viña centenaria de 130 años con un legado familiar, en donde se puede conocer el método tradicional de vinificación, podrán ver maquinarias de mitad del siglo pasado, bodega de carácter tradicional en donde se aprecian cubas, fudres y barricas de roble americano. En donde envejecen variedades como Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc, viognier y Syrah. También podrán conocer distintos salones en donde se conservan muebles, cuadros y recuerdos familiares, principalmente de Europa y Norteamérica. 

En síntesis podríamos decir que: existen muchas viñas que tienen museo de como se producían vinos en sus inicios, pero un viña que aún utilice dicho sistema y que obtenga vinos de alta calidad, no existen como Sánchez de Loria”. 

Carlos Navarro, ejecutivo comercial de la viña. 

 

Comentarios