Pequeños agricultores de Llay Llay podrían dejar de sembrar por falta de agua

Publicado el at 11/01/2020
851 0

Es el desesperado caso de Pedro Puel Calfucuraun pequeño productor del sector Porvenir Bajo

LLAY LLAY.- Tiempos difíciles han vivido como familia quienes residen en la casa número 22 del sector Porvenir Bajo. Así lo asegura Daniel López Leiva cuando cuenta la situación que vive su padre, Pedro Puel Calfucura, quien es el dueño de casa y pequeño agricultor de la zona, que cada día que pasa ve con menos esperanzas poder seguir en el rubro debido a la escasez de agua. 

Cada vez que les toca pagar la suma de $11.000 a la Asociación de Canalistas a cargo de los canales Comuneros y Valdesano lo hacen sagradamente para poder seguir trabajando la tierra donde siembran cebolla y otras hortalizas que después venden. Además, para poder producir la alfalfa que alimenta a su único caballo, el que les ayuda a la hora de sembrar. 

Si bien esta problemática se arrastra desde hace algunos años, el pasado mes de diciembre fue particularmente difícil para Daniel y su padre, pues vieron con sus propios ojos cómo las acequias que antes regaban sus cultivos, hoy no son más que un hilo delgado de agua que “no nos alcanza para nada”, asegura. 

SOLO GASTOS 

Para Daniel, pero sobre todo para su padre, trabajar en la agricultura se ha vuelto solo gastos.  

“Mucha gente del sector del Porvenir ha tenido que comprar motobombas para regar y eso es inversión, hay que comprar mangueras, hay que gastar plata en bencina y no recibimos ayuda por ningún lado. Si no podemos regar la verdura no alcanza a tomar su porte, no alcanzan a madurar y la gente no paga el mismo precio por la verdura. La situación se está poniendo compleja”, asegura angustiado Daniel. 

Sumada a esta lista de gastos, Daniel comenta que es pan de cada día tener que lidiar por agua con algunos vecinos de predios colindantesJusto detrás de donde viven, “hay microempresarios, una persona que tiene nogales, son varias hectáreas de nogales, tiene las piscinas llenas de agua y un sistema industrializado para regar. Ahí se va el agua”, señala. 

NO SEMBRAR 

“Yo he estado hablando con vecinos del sector que están pensando en no sembrar para este año, dejar de cultivar, da lata la situación”, señala López, quien atribuye la responsabilidad de esta grave escasez hídrica a los productores de paltos y la construcciones de unos puentes en el sector Porvenir Alto, que desde junio del año pasado tienen obstaculizado el paso del agua por el canal. 

En tanto, desde la Municipalidad de Llay Llay, el alcalde Edgardo González dice estar al tanto de esta compleja situación. 

“En este segundo cultivo del año gran parte de nuestros agricultores van a ver afectado su riego en un 40% o 60% de las hectáreas plantadas, incluso algunos lamentablemente no van a poder tener un segundo cultivo. Está compleja la situación”, señala el edil. 

Si bien desde el municipio tenían elaborado el Plan de Pozos, el edil de la comuna señala que “las licitaciones se cayeron por parte del Ministerio de Obras Públicas, y la verdad es que el resto de apoyo que ha llegado desde el Gobierno ha sido prácticamente cero. A estas alturas de la escasez hídrica, más allá de un bono para algunos agricultores, algo de alimento para los animales, el resto de ayuda o de reacción del Gobierno ha sido cero”. 

Comentarios