Necesitamos elección de Gobernadores Regionales este año

Roberto Silva Bijit / Periodista – Fundador de “El Observador”

Sería el colmo que una de las primeras promesas que hizo la Presidenta Bachelet con las regiones de Chile, terminara no cumpliéndose. Ella misma convocó a la Comisión de Descentralización, ella misma recibió las valiosas conclusiones y ella misma anunció que modificaría la Constitución para poder llamar a elecciones populares de Gobernadores Regionales, que reemplazarán la obsoleta figura del Intendente.

Cumplió con la promulgación de la Ley Orgánica Constitucional. O sea, se puede hacer la elección, pero para aprobar las tres nuevas leyes que faltan para que podamos tener elección de Gobernadores Regionales en noviembre, le falta apoyo parlamentario, ya que hay senadores y diputados, tanto de la Nueva Mayoría como de Chile Vamos, que se han opuesto a avanzar en esta legislación, temiendo perder sus cuotas de poder o defendiendo a su Santiago querido.

Tanto que predican la descentralización y el reparto equilibrado de Chile, para acortar las inmensas diferencias entre la capital y las provincias, sin embargo, a la hora de la verdad, vuelven a darle la espalda a sus electores, que viviendo en regiones, confiaron que ellos estarían por impulsar el desarrollo local.

 

Si ello no ocurre será responsabilidad del gobierno que no pudo articular a los parlamentarios y será también la responsabilidad de senadores y diputados que a la hora de la verdad, se quedaron pegados en su agobiante centralismo”.

La Ley Orgánica Constitucional que regulará la elección de Gobernadores Regionales. Fecha, forma de ser candidato, inhabilidades y otros detalles. Esta ley ya fue enviada al Congreso y está en trámite.

La Ley de Transferencias de Competencias, a través de la cual se dota a los Gobernadores Regionales de los poderes necesarios para que pueda realizar una buena gestión.

La Ley de Rentas Regionales, que definirá los recursos con que contarán los futuros Gobernadores, además de fijar normas específicas para las empresas y reparticiones fiscales que operan en la región.

Con estas tres leyes se moderniza la administración pública en regiones, se le devuelve la voz y el voto a los habitantes de cada región para que se pronuncien sobre sus temas y no tener que estar soportando las malas decisiones santiaguinas aplicadas en nuestras ciudades.

Necesitamos que el domingo 19 de noviembre podamos votar para elegir directamente a nuestros Gobernadores Regionales.

Si ello no ocurre será responsabilidad del gobierno que no pudo articular a los parlamentarios y será también la responsabilidad de senadores y diputados que a la hora de la verdad, se quedaron pegados en su agobiante centralismo.

Si aprueban sólo la votación para el 19, sin las competencias y las transferencias, les están dando pega a algunos políticos, pero en ningún caso están resolviendo el problema de la regionalización. No se pueden crear cargos sin recursos, porque eso es populismo.

 

Además de los compromisos de la Presidenta, también están los compromisos del Subsecretario de Desarrollo Regional, que aseguró que enviaría los proyectos antes del primer semestre de este año.

Un fuerte rumor de pasillo señala que hay parlamentarios que están promoviendo que la ley se apruebe este año y comience a operar en el 2020, por eso, el senador Carlos Bianchi pidió a la Comisión de Gobierno que haga una reunión con el Ministro del Interior, “porque ya está bueno de cinismo, ya está bueno de hipocresía, necesitamos que le diga la verdad al país: si va a haber elección este año para los Gobernadores o no”.

Para desarrollarse armónicamente Chile necesita elecciones de Gobernadores Regionales ahora.

 

Comentarios

Relacionados