Mujer de La Calera quedó ciega, no tiene agua potable y debe cuidar a su madre enferma

Viven en la Población El Trigal en un terreno tomado y deben pagar 3 millones para tener alcantarillado

LA CALERA.- Una difícil situación debe enfrentar día a día la familia de María Cadec Variel, de 57 años, quien vive junto a su madre y su marido en la Población El Trigal en La Calera en una casa que no cuenta con alcantarillado ni agua potable.

Sumado a esto, hace 22 años la mujer perdió la visión producto de una diabetes, y su madre se enfermó, por lo que actualmente prácticamente no puede caminar.

“Se traslada en silla de ruedas o en un burrito. Yo soy sus piernas y ella mis ojos”, dice María.

La mujer se debe levantar temprano en la mañana y conseguirse con su vecina agua para realizar sus labores diarios. En medio de su ceguera, debe acarrear baldes con agua, lavar, cocinar y atender a su madre y marido, quien tiene trabajos esporádicos para aportar al hogar.

“Él se lleva la pega más pesada, pues es el encargado de botar en el río los baldes que hacen de baño para nosotros. A veces se frustra tanto, por la calidad de vida que llevamos. Yo creo que a estas alturas nadie se merece vivir así”, dice María.

Los terrenos en que vive esta familia son tomados y deben pagar cerca de 3 millones de pesos para instalar alcantarillado a Esval.

“Mi pensión es de 100 mil pesos. Con eso, más lo que aporta mi marido, nos damos vuelta”, se lamenta. María Cadec cuenta que son innumerables las veces las que ha ido a la Municipalidad a pedir ayuda y a la empresa sanitaria Esval, sin resultados positivos.

Comentarios

Relacionados