MI BUENA NOTICIA: Joven de Llay Llay hace jabones con propiedades especiales

Publicado el at 22/01/2018
1040 0

Javiera Torres dice que “a la gente le han gustado los jabones y cada uno tiene una propiedad distinta”

LLAY LLAY. – En tiempos en los cuales se buscan cada vez más medicinas alternativas y naturales para ayudar a la salud de las personas, las plantas medicinales van tomando otro valor y de ellas se elaboran una serie de productos naturales.

En este sentido, encontrar algunas de estas plantas u otros productos naturales en jabones es totalmente novedoso. Y más aún cuando estos últimos son hechos de manera artesanal y sin tanto químico que daña la piel.

         Javiera Torres Díaz es una joven de la comuna de Llay Llay que junto a su hermana y su novio han creado una línea de jabones naturales y artesanales que ya se han hecho de un nombre en la zona.

Según cuenta, “esto comenzó porque tenía la curiosidad de encontrar algún tipo de medicina alternativa y también como un pasatiempo, hasta que encontré un aviso en Internet que enseñaban a hacer jabones y me inscribí”.

Ya en noviembre del año pasado, Javiera comenzó a elaborar lo que llama “jabones artesanales terapéuticos”, en los cuales trabaja con la cromoterapia, en la cual mezcla los colores con ingredientes vegetales.

 “Cada jabón tiene su propiedad, por ejemplo, el de romero descarga las malas energías que uno puede tener, el de chocolate sirve para la circulación sanguínea y es humectante y el corazón rosado está compuesto por aceite de almendras”, comentó Javiera.

La joven además señala que “los comentarios han sido todos favorables, la gente me dice que los jabones son muy buenos, aportan buena espuma, la piel se humecta y queda suave, y que también no se deshacen fácilmente con el uso. Hay personas que incluso los han ocupado como aromatizador de ambientes y han funcionado bastante bien”.

Javiera vende sus jabones en pack de tres cada uno, ya sea por Instagram como “Javi_ilumina” o bien en el local “Carla Sofía”, ubicado en el centro de la comuna.

Comentarios