hermano marista fue denunciado por abusos sexuales

Maristas denunciaron a ex hermano del IRA de Quillota por presuntos abusos sexuales

Luis Cornejo Silva es el mismo religioso que quedó con graves secuelas tras ser apuñalado en Bolivia el 2013

QUILLOTA.- Este jueves, la Congregación Marista en Chile denunció voluntariamente a uno de sus hermanos, por su presunta responsabilidad en abusos sexuales que hayan “afectado a cualquier niño o niña o adolescente de nuestras comunidades escolares”.
La denuncia fue interpuesta en la Fiscalía especializada en delitos sexuales de la Zona Sur de Santiago, contra el hermano Luis Humberto Cornejo Silva, chileno y de 40 años, con el objetivo de que esta unidad del Ministerio Público abra una investigación para determinar si el religioso cometió estos supuestos delitos.
Cabe señalar que el hermano Luis Cornejo se desempeñó desde el 2003 y por varios años en el Instituto “Rafael Ariztía”, ocupando cargos en el área Pastoral, con una activa participación en jornadas vocacionales y la Semana Santa Juvenil. Además, trabajó en el Instituto Alonso de Ercilla en Santiago y el Instituto O’Higgins de Rancagua, aunque información preliminar indica que los casos por los que sería investigado -y que no han sido explicitados por la Congregación- corresponden específicamente a Quillota y la Región Metropolitana.
Cabe recordar que el año 2013 Luis Cornejo, tras ser enviado en una misión pastoral a Bolivia, sufrió un ataque a puñaladas en la ciudad de Santa Cruz, quedando con graves secuelas, que hoy lo mantienen internado en estado vegetal.
Pese a que el ataque fue catalogado en su momento, como un hecho delictual, hubo versiones respecto a que el religioso habría sido perpetrado en venganza, por un sicario contratado.
Esta investigación se suma a la que enfrenta el hermano marista español Abel Pérez Ruiz, profesor de Matemáticas, quien reconoció haber cometido 14 abusos sexuales contra menores del Colegio Champagnat de La Pintana y el mismo Instituto Alonso de Ercilla, y quien fue profesor del “Rafael Ariztía” en la década de 1970.
Para más información sobre estos casos revise la edición impresa de El Observador.

 

Comentarios

Relacionados