Los candidatos y la salud mental

Publicado el at 4:32 pm
662 0

Juan Pablo Vicencio C.
Psicólogo Clínico Especialista y Supervisor Clínico

Es sabido ampliamente que la salud mental en Chile pasa por una profunda crisis: un presupuesto que sigue empantanado por más de 20 años, así como una atención pobre -en tiempo y calidad- son parte del diagnóstico. A ello se suma un plan nacional que no ha logrado plasmarse en la realidad.

Dicho de otro modo: anunciamos un enfoque biopsicosocial -integral- y comunitario, en cambio, nuestras atenciones siguen siendo, mayormente, de box y biomédicas (centradas en psicofármacos).

Desde el punto de vista de los profesionales: falta mucha formación y no existen criterios claros de qué necesitamos para la atención primaria. Digámoslo claramente: no están los mejores (salvo muy honrosas excepciones).

Por último -y para no alargarme demasiado- en un diagnóstico que cualquier persona puede encontrar en el plan nacional de salud mental (Minsal, 2017-2025): no tenemos estudios de resultados.

Vamos a Quillota, y encontramos la misma situación, sin embargo, me llama la atención poderosamente cómo los candidatos a gobernador, alcalde, constituyentes, concejales -en general- no se refieren a la salud mental. Llama la atención porque, además, dada la crisis social y pandemia, todos los expertos estiman que este ámbito será clave en los próximos años, pues se vendrán otras “epidemias”: ansiedad, depresión, suicidios, estrés, etc., para las cuales no estamos preparados como comuna.

¿Necesitamos más y mejores programas? ¿Mejorar la gestión? ¿Focalizarnos en otros grupos, como los adolescentes, por ejemplo (además de los adultos mayores)? Es difícil proponer acciones sin tener un diagnóstico certero; sin tener estudios “serios” de la realidad comunal. Tampoco tenemos referentes técnicos -o líderes- que sean escuchados por los entes políticos.

Quizás lo que más me preocupa sea la falta de rigor, la poca autocrítica. El confundir el progreso material con el bienestar emocional. Pensar que todo va bien obnubila el juicio y no nos permite avanzar.

Hoy se hace difícil la opinión crítica y profesional sin que alguna autoridad local -o directivo- salga a ofrecer “combos” (léase metafóricamente) por señalar aquello que nadie se atreve a decir.

Por eso, -y aquí retomo el título de esta columna- necesitamos que los candidatos se pronuncien: que se asesoren y entreguen propuestas. El bienestar nunca será posible sin una salud mental de calidad, entre otras cosas, y una reflexión seria de cómo queremos constituirnos como comuna y sociedad. Te invito a que apagues la tele y lo pienses. La buena autocrítica siempre es esperanza.

Comentarios