“Lomos de toro” se convierten en la principal demanda de los vecinos de la Villa Sol del Inca de San Felipe

Publicado el at 5:34 pm
841 0

“Ya tuvimos un niño accidentado, menos mal fue algo leve, pero podría pasar a algo mayor”, comenta el presidente de la unidad vecinal

SAN FELIPE.- En la Villa Sol del Inca, en el sector surponiente de San Felipe, existen dos calles que representan un peligro para las familias que viven el lugar, porque los vehículos que transitan por ahí lo hacen a alta velocidad, poniendo en riesgo la vida de niños y mascotas. Se trata de las calles El Peumo y El Maqui, vías rectas y cortas que son aprovechadas por los inescrupulosos para poner el pie en el acelerador.

Así lo aseguró Armando Silva, presidente de la Junta de Vecinos de la Villa Sol del Inca, quien dijo que “hay algunos vehículos que generalmente no son de nuestra villa, como taxis o de empresas que vienen a entregar servicios, que no respetan la velocidad. Por la pandemia los papás no llevan a sus hijos a jugar a otros sectores, entonces ahora estamos más preocupados de que pueda pasar algo”.

El dirigente vecinal sostuvo que las señaléticas que hay en la villa indican una velocidad máxima de 30 kilómetros, “que ya es harto”, asegura, pero a veces los vehículos “llegan a pasar entre 50 y 60 de velocidad dentro de la villa. Nos genera una gran preocupación por el tema de los niños, porque aparecen de repente detrás de una pelota o detrás de un juguete, todo eso puede generar un accidente”.

Lamentablemente, “ya tuvimos un niño accidentado, menos mal fue algo leve, pero podría pasar a algo mayor. También hemos tenido reportes de mascotas atropelladas”, comentó Silva. La solución a este problema sería la instalación de dos reductores de velocidad, más conocidos como “lomos de toros” en calles El Peumo y El Maqui, que son las vías que los vecinos consideran como más peligrosas.

“Serían ‘lomos de toro’ de instalación rápida, los que tienen un bajo costo y son más fácil de instalar. Se está gestionando eso con la Municipalidad”, aseguró el presidente de la villa, quien aseveró que tras la visita del alcalde suplente Christian Beals se pudo llegar a “buen puerto” para terminar con esta preocupación de las familias de la villa.

Comentarios