La gran voluntad de servicio público de Teresita Cerda García

Conocí a Teresita Cerda hace más de 30 años, cuando en forma anónima se dedicaba a ayudar a mujeres emprendedoras, a resolver problemas de familias de escasos recursos, a tramitar documentación que la gente no sabía o no tenía cómo hacerlo, a buscar terrenos para viviendas sociales, a estimular a organizaciones sociales para que actuaran en beneficio de los demás, en fin, siempre detrás de lograr que las personas pudieran vivir mejor.

opinion de funador del diario el observador
Roberto Silva – Fundador de “El Observador”

Era hija de un político conservador que fue presidente del Senado y tenía un hermano democratacristiano que estuvo medio siglo en política activa. Ella llevaba las ideas de su padre y como él, también creyó que si no estaba en la política estaba “jubilada”.

Incansable, perseverante, siempre optimista y muy generosa, la vimos servir a la gente sin claudicar, sin renunciar a su ideal de entregarles herramientas y oportunidades a los demás.

Estaba viviendo en Santiago pero siempre estuvo ligada a la Provincia de Petorca, a Cabildo, donde tenía sus raíces y sus grupos políticos de apoyo. Fue concejal en Cabildo.

Llegó a la zona de Quillota – La Calera, cuando decidió que sería candidata a diputado, realizando una gran campaña, pero finalmente no pudo ocupar el escaño que buscaba. A su paso dejó una red de contactos que nunca abandonó y siguió haciendo el bien sin mirar a quién por muchos años más.

Entre sus preocupaciones fundamentales estuvo la gente de la tercera edad, especialmente aquellos que ella veía más vulnerables, con menos opciones para defenderse ante las enfermedades y los problemas de la ancianidad. Dedicó muchas horas de su trabajo a animar clubes de tercera edad y contagiarlos con su ánimo inquebrantable.

En el año 2014, decidió ser Consejera Regional en representación de la Provincia de Petorca, logrando un importante triunfo en las elecciones. Cuando se volvió a presentar, logró la primera mayoría en su zona, quedando de manifiesto el cariño de la gente hacia ella, que siempre estaba disponible.

Un tumor se le alojó en el cerebro el año pasado y ella comenzó a luchar con toda su inmensa energía por derrotarlo, pero sus fuerzas fueron flaqueando, hasta que el sábado no resistió más.

El Intendente Regional decretó dos días de duelo oficial en señal de recogimiento por su tan importante trabajo social y por su cargo de consejera regional.

Las manifestaciones de pesar que el pueblo expresó el domingo en La Ligua y Petorca y ayer lunes en Santiago, dejaron de manifiesto una vida al servicio de la gente, sin achicarse nunca para ayudar, para socorrer y auxiliar a los más débiles.

En paralelo a la política, que fue su gran pasión, tenía una gran fábrica de tejidos, pero no en La Ligua, sino en Santiago. Una tarde de hace muchos años atrás, me pidió que conversáramos sobre temas de la zona cuando yo fuera a Santiago. Nos juntamos en su taller, que resultó tener una muy moderna maquinaria para hacer grandes paños de tejido. Una máquina de casi diez metros de largo manejada por computación, agregaba hilos de diversos colores para tejer el hermoso diseño de sus prendas, que después eran vendidas en las grandes tiendas nacionales. No solo modernizó los tejidos, sino que les aplicó diseño profesional. Esa tarde me confidenció: “Qué diferente sería si a todos nuestros artesanos los pudiéramos invitar a trabajar con prendas diseñadas por profesionales de la moda, de tal modo que sus productos pudieran no solamente comercializarse en los grandes centros de consumo, sino competir con toda la ropa. No basta con rechazar lo chino, que también es necesario, sino se requiere aceptar a los diseñadores dibujando nuestros chalecos y ropa en general”.

Adiós Teresita, sigue tejiendo sueños en el cielo y luchando desde arriba por tanta gente a la que ayudaste a vivir mejor.

Comentarios

Relacionados