La aguda crisis que no pudo superar la DC

opinion de funador del diario el observador
Roberto Silva- Periodista – Fundador de “El Observador”

Bien reventados quedaron los democratacristianos, que por ser tan timoratos, volvieron a quedar sumidos en una profunda crisis como partido después de su famosa Junta Nacional.

Todo lo que habían decidido antes se les vino abajo. Habían querido seguir a Eduardo Frei Montalva, cuando el año 1957 decidió que el partido fuera solo y que aunque perdiera, iba a ganar a un nuevo partido en el centro político chileno. El país le creyó, perdió la presidencial con Jorge Alessandri, pero arrasó en 1964, con una de las mayorías más grandes de la historia electoral chilena y después lo hizo en las municipales y en las del congreso.

El derrumbe democratacristiano tiene que ver con que siempre terminan faltándole el respeto a la historia, a su propia historia.

En la Junta Nacional del fin de semana -al más puro estilo DC- no afrontaron de frente el gravísimo tema del diputado Rincón y lo votaron envuelto en una propuesta conjunta sobre mecanismos para aprobar candidaturas. Así y todo, los delegados sabían que estaban votando el tema de la insistente repostulación de Ricardo Rincón, y por eso casi la mitad lo rechazó, condenándolo por sus actos de violencia intrafamiliar.

Se cayeron los DC protegiendo a un tipo que estaba imputado y dejándolo que fuera candidato otra vez”.

El tema de fondo. Por sobre todo lo que ha dicho Rincón y otros parlamentarios amigos suyos, en torno a que no hay sentencia, hay que dejar en claro que un tribunal de la República conoció los hechos de violencia intrafamiliar de Rincón y lo mandó a hacer una terapia de seis meses, que entendemos ni siquiera la hizo. Si no había nada ¿por qué el juez lo manda a una terapia?

Se cayeron los DC protegiendo a un tipo que estaba imputado y dejándolo que fuera candidato otra vez. ¿Quién es Rincón como para que lo dejen producir la tremenda crisis que produjo al interior del partido y ante los ojos asombrados del país? Especialmente de las mujeres de este país, ya no quieren un golpe más.

Y lo que es más asqueroso: Rincón trajo a buses con partidarios y pancartas para presionar primero y para “celebrar” después. Parece que necesita otra terapia.

Aquí en nuestra zona, el ex alcalde Oscar Cortés, no pudo repostularse por estar imputado, ya que conforme al dictamen de la Junta Nacional del partido, ningún imputado sería candidato. Menos el violento Rincón, a ese le dan un pequeño espacio, porque hay que decirlo claramente, tampoco tuvo un apoyo mayoritario, ya que el 58,45% votó a su favor y un 41,55% votó en contra de su repostulación, rechazándolo por su participación en violencia intrafamiliar.

Los DC quedaron en un callejón sin salida.

La presidenta del partido y candidata presidencial, Carolina Goic, quedó tan golpeada que está evaluando si continúa como candidata. Si decide que sí, Rincón debería bajar su candidatura, lo que es improbable dado el grado de personalismo, ambición y arrogancia que se aprecia en el candidato que fuera imputado.

Difícil lo que viene para las presidenciales y difícil lo que se nos viene a nosotros, los electores, en medio de esta gigantesca y transversal colección de caraduras.


Foto: @carolinagoic
Comentarios

Relacionados