Jóvenes salvaron la vida de perrita haciéndole respiración boca a boca

Publicado el at 19/09/2018
329 0

La cachorra “Sachi” de apenas 9 meses se había estrangulado con su propio collar

QUILLOTA.- Como un verdadero “milagro” calificó Paula Oyaneder, la dueña de la cachorra “Sachi” el accionar de cuatro jóvenes, que desinteresadamente salvaron la vida de su perrita el pasado viernes 14 de septiembre.

Según relató Paula a “El Observador”, es una amante de los perros y mantiene 5 en su casa, a quienes considera como sus hijos.

La semana pasada sacó a pasear a dos de ellos a quienes estaba adiestrando con un collar de ahorque especial para cachorros, sin embargo señala que por descuido, olvidó quitarle el collar a la pequeña “Sachi”, de 9 meses.

Mientras la cachorra jugueteaba con una de sus hermanas, a la segunda se le enredaron los dientes en el collar, lo que provocó la asfixia de Sachi generando angustia y confusión en su dueña, según señaló Paula, “no sabía que estaba pasando, pensamos que se estaban mordiendo hasta que vi a una de mis guaguas inmóvil, parecía sin vida”, recordó, y al no poder cortar el collar, fue dentro de la casa, mientras que con los perros quedó Sarita Saavedra, la persona que cuida a su mamá.

“Me puse a gritar como nunca lo había hecho”, contó Paula, agregando que, “sólo recuerdo haber gritado así cuando falleció mi papá”, así de grande era mi angustia”.

Los gritos de Paula alertaron a la gente que se encontraba al interior de la empresa Derco, en la esquina de Arauco con Freire, quienes estaban celebrando Fiestas Patrias.

Los jóvenes no dudaron en saltar un muro de más de dos metros y medio de altura para ir en auxilio de quien lo necesitara, “primero vi saltar a dos jóvenes, que se dieron cuenta de lo que estaba pasando y realizaron una maniobra para soltar desenredar a las perritas, pero Sachi estaba inmóvil”, recuerdo su dueña.

Luego de desenredarla, los improvisados rescatistas pudieron cortar la ropa y el collar de la perrita, confirmando que la cachorra tenía pulso, pero no estaba respirando, justo a tiempo para la llegada de una tercera persona que sería fundamental, “vi llegar una mujer, que empezó a hacerle respiración de boca a boca y masaje cardiaco”, relató Oyaneder.

La dueña, fuera de sí por la impactante situación, cuenta que fue calmada por un cuarto joven que llegó desde la empresa vecina, quien la instó a llevar a la perrita al veterinario, con la ayuda del marido de Sarita, quien los movilizó. “La llevé y quedó en observaciones, pero finalmente me la entregaron sin ningún tipo de secuelas”, señaló Paula ya feiz, agregando que, “el médico me dijo que él hizo sólo el 20% y estas personas el 80% y siempre les voy a estar agradecida.

“Los fui a saludar y los llené de abrazos por lo que hicieron”, dijo la dueña, quien agregó que “no tengo hijos y mis perros son lo más cercano a eso, ellos hicieron un acto de amor desinteresado y me gustaría que se sepa esta historia”, finalizó Paula, quien hoy se encuentra feliz en compañía de sus cinco perritos en casa.

Comentarios

Otras Noticias