Joven cantante haitiano de La Calera sueña con trabajar en sus oficios: es gásfiter y diseña zapatos

Publicado el at 29/12/2020
1006 0

Mientras, cumple funciones en una empresa de áridos. Destaca la solidaridad de los caleranos y dice que quiere quedarse para aportar

LA CALERA.- Desulme Olitus nació hace 28 años en Saint Michel, una ciudad cercana a Puerto Príncipe, Haití. Es el menor de cuatro hermanos y vivió una infancia de trabajo y estudio, ya que el ingreso a una universidad en su país se le hizo imposible. Aún así tiene una sólida formación, ya que es técnico en gasfitería y diseñador de calzado. Y al igual que casi todos sus compatriotas, es caballeroso y amable.

También inició una carrera como cantante en Haití. De hecho, tiene varias canciones, en creol, bajo el nombre artístico de Deskil. Llegó a Santiago el 12 de agosto de 2017 porque “muchos compatriotas habían venido. Sabía muy poco de Chile. Que estaba al sur, que hablaban español y que hacía frío en gran parte del año”, cuenta.

Duró sólo un par de semanas en Santiago. “Era difícil -dice- vivir en la capital. Y era más complicado hacerlo sin papeles. Un amigo me habló de La Calera, donde había varios haitianos y el trato era mejor. También me dijo que desde esa ciudad podía optar de mejor manera a los documentos de residencia para quedarme a vivir en Chile”.

Desulme Olitus añade que “me llamó la atención más la gente que la ciudad. Encontré que los caleranos eran más simpáticos, más cercanos con los que llegábamos. Después supe que era una ciudad que se había hecho con gente de muchos países, por lo que, me explicaron, había cierta consciencia de las personas nuevas que llegaban, por la historia que habían vivido antes los otros inmigrantes”.

SOLIDARIDAD CALERANA

El joven haitiano confiesa que ha sentido el racismo, “pero son hechos mínimos comparados con los gestos de amistad de muchas personas”. Desulme Olitus habla con cariño de su amigo Raúl Espinoza, de quien ha conocido largamente la solidaridad, y de Verónica Cortés, quien preside la Agrupación Solidaria “Ayiti-Chile, La Calera”. Ellos han dado largas luchas por la integración de la comunidad haitiana en la ciudad.

Desulme Olitos se dedicó a aprender el idioma español -el que domina bastante bien- para trabajar y estudiar. En la Calera se convirtió, a través de un curso de capacitación, en operador de maquinarias. “Es mi sueño -dice- poder trabajar en lo que aprendí. Es difícil, porque te piden experiencia y es complejo tenerla si uno no ha trabajado en la especialidad. Pero, tengo fe que, algún día, voy a encontrar la posibilidad de trabajar en lo que estudié”.

Por ahora trabaja en una empresa de la zona que vende áridos y tierra. El joven haitiano dice no practicar ninguna religión, pero se señala como cristiano. De su relación con la comunidad de haitianos, afirma que tiene muchos amigos, pero el trabajo le limita una actividad más cercana con sus compatriotas. Es padre de un hijo en Haití y tiene pareja en La Calera.

Agrega que recuerda mucho a su país, pero por ahora no piensa volver. “Uno recuerda todos los días a su familia, a mi hijo, la naturaleza que es tan distinta. Uno se acuerda mucho del lugar de donde viene. Creo que les pasa a todos. Muchos compatriotas van y vuelven. Otros parten a otros lugares o países (Brasil o México). La mayoría se mueve en el país, donde haya trabajo. La labor en los campos de Chile es donde hay más haitianos”.

SU VETA MUSICAL

Pero más allá del trabajo que desempeñe, Desulme Olitus convertido en Deskill es un artista que quiere cantar y ser famoso. “Hace más de un año -comenta- saqué mi primer tema en Chile. Es un `reggaeton´ en español que se llama `Cómo te explico´. Tengo más en mi idioma”, afirma. El tema, que se puede encontrar en YouTube como Deskil, ha tenido muchas vistas por parte de sus admiradores. Ha sonado también en varias radios de la zona.

Su condición de artista lo ha convertido en un símbolo de los haitianos en La Calera. Ha sido el representante de su comunidad en varios actos artísticos solidarios. También en la Teletón, donde aportó su talento para los niños discapacitados del país que lo acoge. Desulme Olitus dice que no se quiere ir de Chile, que aquí hay más opciones de desarrollo que en su país y que los haitianos han venido a aportar.

Comentarios