¿Hasta cuándo Santiago nos quita el pan de la boca? ¡Viva el Día Nacional de las Regiones!

El sábado 31 de marzo se celebró el Día Nacional de las Regiones, como una forma seguir impulsando la descentralización de Chile y el desarrollo equitativo del país.

Ya no da para más el abuso que se comete cada año con el Presupuesto Nacional, que le asigna un porcentaje escandaloso a la capital, en desmedro de las regiones. Nuestros gobiernos regionales disponen –comparativamente con Santiago- de una miserable cantidad de dinero, sobre el cual pueden tomar decisiones sin consultar al poder central.

opinion de funador del diario el observador
Roberto Silva – Fundador de “El Observador”

Sin regiones poderosas, desarrolladas, el país entero siempre será débil. Es en la armonía de su progreso que podemos esperar un país mejor. El objetivo número uno debiera ser disminuir la distancia que cada año crece más entre el avance de Santiago y las pocas oportunidades de las provincias de Chile. El reparto es injusto y debe poder equilibrarse para el bien de la nación.

El Presidente Piñera en su saludo por el Día de las Regiones señaló que “potenciar el desarrollo de todas nuestras regiones y comunas es un objetivo prioritario de nuestro gobierno. Por esa razón, fortaleceremos los gobiernos regionales y comunales, transfiriéndoles funciones, atribuciones y recursos”.

¿Cómo se puede lograr ese importante objetivo?

Hoy en día hay un solo camino: la elección de Gobernadores Regionales (figura que reemplazará al actual Intendente) que se realizará mediante  elección popular a fines del 2019, en conjunto con la elección de alcaldes y concejales.

El cambio es muy grande. Se hizo modificando la Constitución. Por primera vez en nuestra historia, es decir, en 200 años, habrá una persona a la cabeza de una región que no es subordinado del Presidente, sino que será elegido por votos y representará nuestros intereses. El gobierno regional tendrá a su jefe, el Gobernador Regional, y a su equipo, los Consejeros Regionales, elegidos por sufragio universal, por lo tanto serán fieles representantes de la región, sin tener que pedirle permiso a Santiago para ninguna de sus acciones.

Pero no basta con elegirlos por los votos, es fundamental darles todas las atribuciones necesarias para que puedan actuar en favor del desarrollo verdadero de las zonas que representan.

Se trata de atribuciones que tienen que ver con la autonomía económica y tributaria. Ese es el tema.

Daniel Ibáñez de la Fundación Participa lo explica: ”El status de la descentralización está cambiando y para mejor, pero aún nos quedan tareas pendientes como por ejemplo, la necesidad de avanzar en una ley de rentas que permita mayor autonomía económica y que parte importante de los impuestos que se generen por explotación de actividades económicas en la región se queden en ella”. Y agrega que no basta con la transferencia de competencias a los gobiernos regionales, sino que se debe “impulsar una reforma que permita empoderar a los municipios, sincerando las brechas que existen entre tareas, atribuciones y recursos con que éstos cuentan, impulsando equilibrio entre ellos, además de terminar con lo que actualmente ocurre en que se le asignan vía ley una serie de tareas, pero sin dotarlos de los recursos que les permitan cumplirlos”.

El tema de fondo es dejar parte de los impuestos que pagamos en nuestra zona y evitar que todo se vaya a Santiago. Eso es descentralizar de verdad.

Comentarios

Relacionados