Feria Regional de Animales de Quillota dejará de vender presencialmente

Empresa se dedicará exclusivamente al corretaje privado de ganado, dado el escenario adverso para esta actividad, que se desarrolló por más de 100 años.

QUILLOTA.- La modernidad y la nueva forma de hacer negocias poco a poco le han ido quitando espacio a los negocios tradicionales de la zona. Es el caso de la Feria Regional de Animales de Quillota, que tras 102 años de servicio ha comenzado un proceso de cierre gradual de sus operaciones presenciales, lo cual implica que la empresa de la familia Durán Harasic se concentrará exclusivamente en el corretaje privado de ganado.

Carlos Salas Gatica, gerente de la Feria Regional de Animales de Quillota desde hace 12 años, explicó que se trata de un escenario que se había proyectado desde hace al menos cuatro años, pero que había quedado pendiente por el interés de sus socios de llegar al centenario, objetivo que se logró con mucho esfuerzo en el año 2016.

“Hay varios elementos que hacen que estos oficios históricos vayan desapareciendo. Uno de ellos es la evolución productiva de Quillota. En un principio, estas tierras eran ganaderas, para ir convirtiéndose poco a poco en agrícolas y, luego, frutícolas, ocupando el espacio que antes estaba destinado a la crianza de ganado. Luego, en general, las nuevas generaciones van teniendo intereses empresariales distintos, lo que suele frenar el desarrollo de actividades desarrolladas por empresas familiares y que tienen su origen hace más de un siglo. Por último, el fenómeno del retail también influye en la cadena productiva completa, con la traída de carne extranjera. Todo eso hace más compleja la sobrevivencia de las actividades tradicionales”, explica Carlos Salas.

Según comenta el gerente, los 27 trabajadores del lugar están al tanto de lo que está pasando y de que dejarán de prestar funciones desde el 29 de marzo. Desde el 1 de abril, quedarán a cargo de la empresa el contador Erick Cerda Schneider; y el gerente y representante legal, Marcelo Rojas Harasic.

ESCENARIO ADVERSO

En la Región de Valparaíso han mantenido en funcionamiento dos Ferias de Animales: la de Quillota y su par de La Calera. Con el término de la actividad presencial de la primera, quedará trabajando sólo la feria calerana.

La paulatina desaparición de actividades tradicionales también afecta a varios negocios ligados al rubro de la ganadería. Una de ellas es la de las carnicerías de barrio, cuyos iniciadores han heredado el negocio a sus hijos, pero ellos no han podido hacer lo propio con las nuevas generaciones, cuyas expectativas profesionales también suelen ser distintas a las del negocio familiar.

Paralelamente, la irrupción de retail en la comercialización de carne ha facilitado el acceso de producto de otros países, como Paraguay, Brasil y Argentina. Bajo este escenario, se han mantenido competitivas aquellas compañías que han industrializado sus procesos, quedando al margen aquellas que mantenían oficios tradicionales.

Comentarios

Relacionados