Expo Feria “Yo creo en Quillota” ya es el evento más grande de la región en su tipo

 

Roberto Silva Bijit

Cuando Vicentico subió al escenario de la Expo Feria “Yo Creo en Quillota”, nunca se imaginó que más de diez mil pantallas de teléfonos celulares se encenderían para saludarlo. Las pequeñas luces brillaron en torno a todo el estadio y en la cancha, generando un emotivo ambiente.

Se produjo un momento mágico en el cierre del evento, gracias al acierto del conductor de Radio “Quillota”, Eduardo “Lalo” Ormazábal, que en ese momento estaba animando la Expo y que en complicidad con el público asistente, le dio esta sorpresa no solo al cantante argentino, sino a todos los presentes.

Cada año la Expo va superando los logros del año anterior, en todos los aspectos de su organización. Creemos que la planificación municipal, encabezada por el alcalde Luis Mella y la acción ejecutiva de Víctor Vargas, ha ido creando un evento que por lejos supera a los que se organizan en nuestra región. El bajo valor de las entradas, el que los niños menores de 12 años no paguen, que el show musical sea de calidad nacional e internacional y la feria ofrezca un panorama atractivo, han permitido un éxito que resulta admirable.

Los orígenes de la feria se remontan a la década del 90 del siglo pasado, cuando Leopoldo Silva Reynoard, en su calidad de presidente de la Corporación de Desarrollo, organizó en la plaza la famosa exposición “Hecho en Quillota”, que alcanzó tanto éxito, que con los recursos obtenidos se pudo mandar a moldear y fundir la estatua del fundador de Quillota, José de Santiago Concha y Salvatierra; construir la atractiva pajarera; traer un carillón desde Estados Unidos para la parroquia; contribuir al hermoseamiento de la plaza y sus fuentes, además de una serie de otras obras notables.

El municipio se hizo cargo en 1999 de la feria, continuándola en la plaza, pero después la llevó al Parque Aconcagua, donde estuvo hasta hace unos ocho años. Ya entregado a la ciudad el Estadio “Lucio Fariña Fernández”, la municipalidad decidió organizar el evento en ese gran recinto.

Así, el año pasado, la feria alcanzó un despliegue muy potente al conmemorar la ciudad los 300 años de su fundación, batiendo récord de público con la inolvidable presentación del humorista “Bombo” Fica y todas las actuaciones asociadas al aniversario.

Este año se pudieron apreciar varios avances muy significativos. La Feria, como recinto de comercio, ha sido la mejor lograda. El módulo correspondiente al vino tuvo una excelente participación con viñas locales y de toda la región, que mostraron sus capacidades de producción vitivinícola y dejaron la puerta abierta para la Primera Feria del Vino, que se realizará en la maravillosa terraza panorámica del Centro Cultural “Leopoldo Silva Reynoard”, el próximo 1 de diciembre. También fue un acierto la cantidad de fabricantes de cerveza que llegaron hasta la feria, mostrando una gran diversidad.

Muy importantes fueron también los pabellones de orfebrería y del cuero, donde había artesanos de alto nivel; pabellón dulce y el del hogar, que reunieron a gente de nuestra zona, así como el pabellón de emprendedores y el de turismo. La presencia de artistas del centro y sur de Chile, la asistencia de argentinos de Mendoza, los temas de educación y salud, el Club San Luis, el almacén del recuerdo y la buena idea de “El Observador” de llevar la portada de un diario impreso tamaño carta, que dejaba un espacio en blanco en el que se imprimía la foto de una familia, tomada en la misma feria. Un lindo recuerdo.

Otra gran iniciativa fue llevar de teloneros del show musical a cinco grupos locales, ofreciéndoles una excelente oportunidad para mostrar sus producciones.

La Expo Feria fue el gran broche de oro de la celebración del Tricentenario de Quillota.

Comentarios

Relacionados