Escuela “Manuel Rodríguez” de San Felipe replica modelo asiático para educar para la felicidad a sus alumnos

Publicado el at 6:20 pm
4083 0

 Los niños y niñas de la escuela gozan de clases sobre la cultura Mapuche y hasta tienen sesiones de reiki para canalizar sus energías

SAN FELIPE.- La Escuela “Manuel Rodríguez” de San Felipe no deja de sorprender con su distintivo modelo educativo, que busca a toda costa “educar para la felicidad”, una política que han implementado intentando asemejar a la del país asiático de Bután, donde las autoridades se preocupan de los índices de felicidad de sus habitantes más que de su propia economía.

Pero que los alumnos de esta escuela sean felices mientras se educan, no sólo es la meta del director del establecimiento, Cristian González Cruz, sino también de todos sus profesores y profesoras, quienes compenetrados con esta tarea siempre están buscando nuevos proyectos para acercarse al objetivo.

En el ir y venir de nuevas ideas, las profesoras Alma Araya Torrealba, profesora jefa del cuarto básico y Gabriela Ortega, encargada del Programa de Integración de la escuela, coincidieron en una práctica que personalmente les gusta mucho: el reiki, y quisieron implementarla con sus alumnos.

“El reiki ayuda a equilibrar las emociones como principio. Aquí hay muchos niños que tienen problemas de expresión emocional, tienen muchas cosas guardadas, que tienen dificultades, entonces yo propuse el reiki para bajar los niveles de violencia, de ansiedad, rabia y pena”, señala la profesora Gabriela.

Dedican todos los días al menos quince minutos para sus sesiones de reiki, donde los niños y niñas “se ponen susceptibles a sentir, a abrir sus corazones. Con esto logramos que se olviden de las cosas que pasan en sus casas y los situamos con la energía en un lugar imaginario más amable. Primero hacemos un barrido general de energías y luego trabajamos con sus chakras”, señala la profesora encargada del programa de integración.

“Lo normal es escuchar palabras que nacen desde la rabia de los niños, cuando hacemos ejercicios de oraciones siempre al sujeto le ocurren cosas malas, eso no es más que el reflejo de lo que sienten. Con el reiki sus energías cambian, se sienten relajados y aprenden a estabilizar sus emociones. Con esto queremos conseguir que ellos se hagan fuertes de adentro, aprendan a ser resilientes y que lo que ocurre en el entorno no logre afectarles”, agrega.

Y pese al 90 por ciento de vulnerabilidad de los alumnos de la escuela, estos espacios de actividades alternativas han traído grandes beneficios a la estabilidad emocional y al progreso educativo de los menores, según aseguran ambas profesoras.

Una muestra son los resultados en el Simce de los últimos años, en los que han logrado subir los puntajes. En el último examen subieron 40 puntos como escuela, un logro que llena de orgullo al establecimiento completo, y que están seguros se debe a su filosofía de darle importancia al aspecto espiritual y dedicarse de lleno a la felicidad de sus alumnos.

 

La filosofía butanesa

Bután es un país al sur de Asia, ubicado en la cordillera del Himalaya, que limita con China y la India, donde en vez de medir el Producto Interno Bruto (PIB) tienen un Índice Nacional de Felicidad para medir el bienestar de sus habitantes. La maravillosa vegetación de esta nación es tanto o más protagonista que los mismos butaneses, pues el respeto que existe por la naturaleza se ve reflejado incluso en sus leyes, donde se han determinado normas que impiden tener menos del 60 por ciento de área forestal. Ya en 1999 las bolsas de plástico se prohibieron en este pequeño país, donde además el tabaco es ilegal.

Comentarios