¿Es justo que alguien gane 340 millones de pesos al día?

Publicado el at 4:19 pm
639 0

Roberto Silva Bijit

Ahora no sé si la palabra es justo, lógico, razonable, aceptable o detestable, pero lo cierto es que el jugador argentino Lionel Messi gana 340 millones de pesos al día, una suma desproporcionada e increíble.

Tiene un contrato donde su club, el Barcelona, le aseguró la cantidad de 340 millones diarios por cuatro años, todos los días, de lunes a domingo, por 1.460 días.

En medio de la crisis que vive el mundo, hay un hombre, sin estudios, pero con un talento extraordinario, que juega al fútbol y gana oro, mucho oro todos los días.

Pelé y Maradona pueden quedarse con el título de los mejores jugadores del mundo, pero Messi mantiene el título de ser el que más dinero ha ganado en la historia del fútbol mundial. “Fúbol”, como pronunciaría el famoso y mafioso Grondona, dirigente argentino que marcó una época junto con Jadue. ¡Nunca se había robado tanto en el fútbol internacional!

En España hace pocos días se filtró el valor que le pagan al destacado jugador. Fue un escándalo de proporciones que recién comienza a estudiarse. Dicen los españoles que el contrato que tiene firmado desde el 2017 y que vence este año, alcanza a 555 millones de euros, una cantidad estratosférica. La cifra supera lo que ganan los ejecutivos mundiales de Apple, Google o Microsoft.

En verdad, aquí entramos a un tema espinudo. ¿Merece ganar esa plata? Para los dirigentes del club español no hay duda que el astro es el que llena los estadios, el que deleita a los hinchas, que los hace campeonar, el que les permite vender sus partidos, el que logra sacar más dinero por la venta de la camiseta y de todos los productos asociados al club con su figura.

Sin embargo, hay quienes creen que esto es un derroche y que no puede ninguna empresa darse esos lujos tan audaces en estos tiempos difíciles que corren.

Lionel Messi, medio retraído, de pocas palabras, de mirada lenta, es un balazo en la cancha, con un disparo certero y seguro, con pelota fija o en movimiento, con tiro de penales perfectos, con generosidad en los pases, con velocidad y dominio, con nervios de acero en el área chica, se ha transformado en uno de los hombres mejor pagados del planeta. Sus rentas han superado a los jugadores de béisbol, basquetbol, y hasta a los mismo boxeadores norteamericanos, que hasta antes de Messi, se creían los mejor pagados.

Hay quienes aseguran que sufre un poco del mal de Asperger, tal como otros deportistas que también han llegado a la cima en sus especialidades.
Si aceptamos que el fútbol es un show que necesita buenos artistas, tendremos que aceptar que este artista argentino es capaz de convocar a miles y miles de hinchas en la cancha o frente al televisor, gracias a los cuales su club, el que respalda el contrato millonario, recibe fortunas por tenerlo en su oncena.

En todo caso, el lado oscuro del tema sigue vigente y en los próximos días veremos, escucharemos y leeremos a muchos, que como yo, aventuran teorías para tratar de entender cómo un hombre que anda maravillosamente detrás de una pelota, puede ganar 340 millones de pesos diarios.

En las dos últimas décadas hemos visto un desmedido crecimiento de las divisiones infantiles de los clubes de fútbol, o bien, grandes escuelas de fútbol donde millones de niños en todo el mundo, acompañados por sus familias, sueñan con que el muchacho (y ahora la muchacha) pueda llegar a ser una estrella futbolística, casarse con alguien lindo, tener muchos autos y casas, y una fortuna guardada en algún banco, tan grande como para que vivan bien hasta sus más lejanos nietos.

Messi es uno de los personajes que alimenta los sueños de esos millones de niños y niñas.

Comentarios