El once de septiembre y sus reflejos en la actualidad

Hoy es 11 de septiembre. Para nadie debería ser un misterio que la crisis del 73 que nos llevó al golpe de estado es responsabilidad de los políticos, que fueron incapaces de darle gobernabilidad al país. No fue ni por los militares, ni por la CIA, ni por nadie del extranjero. Ocurrió porque TODOS los políticos no fueron capaces de ponerse de acuerdo, no llegaron a un entendimiento, y el país se fue a la desgracia. Esto es parecido a cuando en el banco existe un agente con problemas y se decide cambiar al agente del banco por el guardia, y Chile cayó en el problema de asumir que el guardia podía dirigir el banco.

opinion de funador del diario el observador
Roberto Silva – Fundador de “El Observador”

Cuando se cumplieron los 40 años del golpe militar, publicamos el libro “Historia del 11 de septiembre de 1973. Antecedentes históricos, los sucesos del Once y sus consecuencias para Chile”, junto a Daniel Avendaño Caneo, Claudio Espejo Bórquez y Miguel Núñez Mercado. Quedamos muy contentos con la respuesta. El libro tuvo una gran venta y continúa siendo pedido en las librerías de Chile. Nosotros lo queremos en las bibliotecas escolares, para que los jóvenes entiendan lo que nos pasó en Chile y lo que nos está pasando.

Como profesor de Historia, me perseguía la idea de hacer un libro objetivo sobre una situación tan polarizada. Siempre la verdad tiene dos miradas, pero si uno se acerca desde lo exacto, es muy difícil equivocarse. Y el planteo del libro fue buscar la exactitud de los hechos ocurridos y sus repercusiones, detallar cómo fueron ocurriendo, y especialmente, darle tribuna documental a los dos sectores. Hay cientos de testimonios textuales de dirigentes de izquierda y derecha, que le permiten al lector conocer lo que ellos pensaban y formarse una opinión.

Se trata de un libro en gran formato, de 288 páginas, que comienza con una mirada histórica, que desde 1831 a 1952 analiza el desarrollo de la historia de Chile desde una mirada de la crisis del 73. Para llegar al 73 el país vive la crisis de Balmaceda, el suicidio del Presidente, que es muy parecido al de Allende. Esa primera etapa trata de explicar el permanente desacuerdo entre el Ejecutivo y el Legislativo, que es un problema permanente de la sociedad chilena hasta hoy.

Pero el detonante principal de la crisis fue el 29 de junio con la salida de los tanques en dirección a La Moneda. Ese día, el Presidente Allende pierde el control y hace un discurso radial, que dice “si llega la hora, armas tendrá el pueblo”, y esa frase fatal será el detonante, porque hará que los militares -a quienes Allende les había asegurado el monopolio de las armas- ahora entendían que el gobierno tenía armas y que se las iba a entregar al pueblo, al MIR, a los socialistas más subversivos; hubo este temor natural de parte de las Fuerzas Armadas; todos entendieron que el golpe venía después de lo que dijo Allende, es natural que las Fuerzas Armadas reaccionaran. Chile no es un país que tenga Fuerzas Armadas golpistas, de hecho ellos improvisaron muchas cosas. Pero desde el 29 de junio al 11 de septiembre, fue un período de preparación. El 30 de junio se reúnen cinco generales del Ejército, cinco de la Armada y cinco de la Fuerza Aérea, el famoso grupo de los 15 y decidieron cómo derribar a Allende.

El Once seguirá siendo un día fatídico, que nos trae recuerdos de una desgracia, pero que para muchos fue también el inicio de un gran cambio en Chile.

Comentarios

Relacionados