El daño malvado que causan algunos odiosos en las redes antisociales

Publicado el at 12:13 pm
2349 0

Roberto Silva Bijit

Uno podría imaginarse que frente a una pandemia como la que estamos viviendo, debería surgir una cuota de solidaridad y respeto por nuestros semejantes, especialmente, frente a una persona y una familia que se encuentra viviendo momentos de alto peligro, a la espera de la confirmación de un examen médico.

Pero es así. Hay gente cruel que pareciera disfrutar con la tragedia de los demás. Son esos personajes oscuros y repletos de soledad, que frente a su pantalla del celular o el computador, sienten que pueden decir lo que se le ocurre, que pueden sacar a relucir lo peor de sí mismos y mostrarlo impunemente ante los demás.

Las redes sociales, que tienen mucho de antisociales, son una confusa fuente de información. Lo mejor es no creer nada de lo que se dice en las redes hasta que no sea confirmado, hasta que no se diga bien quién lo dijo, dónde y cuándo.

Nosotros somos profesionales de la información. Los periodistas de “El Observador” han estudiado cinco años en la universidad y tienen mucha experiencia, pero además conforman un equipo comunicacional que sabe enfrentar con responsabilidad las noticias, impidiendo -como ocurrió todo el fin de semana- que se dijeran tantas mentiras irresponsables.

Nuestro equipo además tiene un grupo de editores que revisan cada información y comprueban que su contenido sea cierto, para después entregarlo a la página web, a la radio o al diario.

La tarde del jueves conversamos con las familias afectadas, el matrimonio de médicos y la kinesióloga, y frente a tantos ataques injuriosos y mal intencionados, decidimos -de común acuerdo con los afectados- llevar sus nombres y contar sus verdaderas historias. Cada uno explicó lo que les estaba sucediendo, las fechas de los viajes y las precauciones y exámenes realizados. Todo contado con mucho dolor, porque les costaba entender que alguien que ni los conoce los acuse, los ataque, los injurie y en medio de la tragedia del Coronavirus se atrevan a mentir para agrandar los miedos y las desconfianzas.

Hoy en día está claro, ya comprobado con certificados, que ninguno de los dos casos dio positivo al Coronavirus. Todo lo que aseguraron los irresponsables no sirvió para nada, sino para hacer daño inútil.

Casos como estos se repiten a diario y se agrandan porque no solamente hay gente que escribe mentiras en las redes, sino que hay muchísimas más que las comparten sin tener ninguna confirmación, que reparten sin responsabilidad las falsedades en contra de otras personas.

Ese es el peor gesto. Leemos algo que no tiene fundamento ninguno y lo reenviamos. Después nos lavamos las manos, total, no fuimos nosotros los que lo escribimos.

El tema de las redes sociales se pone cada vez más complejo y en estos días de cuarentena está causando estragos en muchas personas y familias, que en vez de informarse por los medios responsables, lo hacen por canales irresponsables, donde nadie responde por lo que escribe.

Sin embargo, también las redes nos traen alegrías con memes simpáticos, con chistes, fotos y videos que nos alegran la jornada, o bien, con reflexiones inteligentes que nos hacen pensar.

Hay que tener la capacidad de pasar por arriba de la mala intención, de la envidia y las odiosidades, para quedarse con lo mejor de nuestras comunicaciones digitales.

Comentarios