de coincidencias y diferencias por juan pablo rojas

De coincidencias y diferencias

 

juan pablo rojas
Juan Pablo Rojas Ahumada Periodista

 

En el mundo existen rivalidades que no se pueden ignorar, como la de los perros y los gatos, Coca Cola y Pepsi, O’Higgins y Carrera, Mac y PC o caleranos y quillotanos. Son aquellas rivalidades clásicas que aunque muchos quieran negarlo muchas veces tienen más puntos de encuentro que de lo contrario.

En el caso de caleranos y quillotanos su historia deportiva reciente es una clara muestra de lo cercano que pueden estar sus caminos, con un cuerpo técnico e incluso muchos jugadores que vistieron la camiseta del canario archirrival.

Sin embargo esa no es la única gran coincidencia que une a rojos y amarillos, ya que las remodelaciones de sus estadios también guardan una gran similitud.

En el caso del Estadio Lucio Fariña, la noticia de su reposición fue recibida con júbilo por los quillotanos cuando fue anunciada por la presidenta Michelle Bachelet durante su primer gobierno. Sin embargo, no fue la ex directora de ONU Mujeres, quien cortó la cinta del coliseo quillotano, sino que el ex ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter.

Mientras que en el caso de La Calera, el anuncio que hizo Michelle Bachelet durante su segundo periodo, de reconstruir el añoso “Nicolás Chahuán Nazar” también fue motivo de júbilo para las autoridades y la hinchada cementera. Hasta ahora no sabemos quién vendrá a inaugurarlo, pero será bajo el segundo gobierno de Sebastián Piñera.

Es un hecho que no deja de ser más que una mera curiosidad, del gobierno a nivel central, sin embargo, si hablamos del ámbito local sí que tenemos diferencias consistentes.

En Quillota el alcalde Luis Mella fue el principal gestor de esta obra y quien finalmente se llevó los aplausos, pese a todos los inconvenientes que se generaron durante la construcción.

Sin embargo, en La Calera la historia es muy distinta, con un proyecto que recibió críticas e incluso una votación en contra de parte de la actual alcaldesa, la misma que -de manera hábil en lo inmediato – obtuvo el dinero que faltaba para la construcción con una gestión mínima y obligando al gobierno regional a invertir todo el dinero faltante, cumpliendo así el objetivo, pero pagando el costo de quedar como una administración que no puede conseguir recursos a través de proyectos y que apela más bien a la política del “pataleo”.


Foto principal referencial
Comentarios

Relacionados