hijuelense es la mejor en manejar la grúa horquilla

Cumplió su sueño de niña y ahora es la mejor de su sección en manejar la grúa horquilla

MI BUENA NOTICIA

“Le perdí el miedo a levantar bines, porque yo soy aperrada”, dijo la “horquillera” hijuelense

HIJUELAS.- Macarena Gamboa Gamboa tiene 25 años y es muy feliz en su trabajo. Ella trabaja hace seis años en Propal, empresa donde entró a trabajar primero como embaladora, luego estuvo a cargo de una máquina que arma las mallas con paltas para los supermercados y, finalmente, hace cuatro años logró llegar a ser conductora de grúa horquilla, “horquillera”, como se les llama en el rubro, y cumplir su sueño de niña.

Hincha acérrima de la “U”, cuenta que en la empresa la tuvieron a prueba luego de pasar un entrenamiento y desde allí la mandaron a sacar la licencia de conducir necesaria para este tipo de equipo de carga.

Yo me demoré como una semana en aprender, le perdí el miedo a esto de levantar bines, porque yo soy aperrada”, dice entre risas.

Desde entonces no ha parado subiendo y bajando bins con los frutos. “Me gusta mucho lo que hago”, dice entusiasmada, mientras agrega que, en la empresa, ella es una de las tres mujeres horquilleras, entre la cincuentena de varones que desempeñan la misma función.

“Yo estoy trabajando en el área de mercado nacional y ahí hay como 10 horquilleros, el resto está en el área de exportación”, explica.

Ser mujer en una “pega” tradicionalmente desempeñada por varones no ha sido difícil para Macarena, pues asegura que muchos de sus compañeros la han acogido y ayudado y que los problemas han sido muy menores. “Una vez tuve un problema con un señor más mayor, de mentalidad más conservadora, que me palabreó, pero yo le respondí, no me iba a quedar callada”, dice con naturalidad.

En lo demás, destaca el apoyo de sus colegas, uno de los cuales le enseñó el “teje y maneje” de las grúas y cómo llevar de un lado a otro hasta 9 bins con paltas.

Así, dedicada y responsable en su labor, Macarena recibió una justa recompensa en mayo de este año, cuando fue distinguida por la empresa como la mejor horquillera de su área, recibiendo un bono además del premio.

Después de recibir este reconocimiento, Macarena ha seguido mucho más motivada en su pega, y sus planes son permanecer allí, aunque reconoce que también le “tinca” hacer un curso de maquinaria pesada para operar equipos de mayor envergadura, “pero será más adelante”, asegura.

“Les digo a las mujeres que quieran trabajar en este tipo de trabajo, que se motiven y que pierdan el miedo al qué dirán los hombres, que le den a lo que les gusta para salir adelante”, dice con total convicción.

Ésta es sólo una de las historias de la sección Mi Buena Noticia que sale todos los viernes en la edición impresa de El Observador.

Comentarios

Relacionados