Cuasimodistas de Calle Larga visitaron a más de 160 enfermos

Esta noble labor la realizan todo el año complementando sus visitas pastorales

CALLE LARGA.- De acuerdo a lo que cuenta la historia, en el Concilio de Trento celebrado por la Iglesia Católica entre 1545 y 1563, se estableció la importancia de comulgar al menos una vez al año.

Esta norma se replicó después durante el proceso de evangelización de América, por lo que se convirtió en algo común que los sacerdotes entregaran la comunión a los enfermos, en sus propias casas, cuando éstos no podían asistir a los templos.

La tradición cuenta que, durante la época de la Colonia, el sacerdote asistía a visitar a los lugareños en un carruaje, ataviado con sus vestimentas y joyas preciosas.

Esto generó que fueran asaltados por bandidos, por lo que comenzaron a salir escoltados por hombres a caballo. Así, esta acción pasó a formar parte del folclor tradicional del campo chileno, hasta que con el paso del tiempo se instituyó.

160 VISITAS

De esta forma nacen los cuasimodistas, agrupaciones vinculadas al mundo rural que llevan la comunión a los enfermos. Y en Calle Larga esta historia se mantiene viva a través de Pedro Puga, presidente y directivo por más de 30 años de dicha institución, quien junto a sus compañeros participan cada año en la visitación después de la pascua.

Y este domingo, los Cuasimodistas callelarguinos realizaron una titánica labor: se dividieron en dos grupos, logrando visitar en total a más de 160 enfermos postrados que participaron de la comunión, y que de no ser por la noble labor de esta agrupación, no hubiesen podido hacerlo.

Y no solo se trata del rito, tal como comentó el líder de los Cuasimodistas, sino que guarda relación con la importancia de entregar un mensaje de esperanza a quienes son visitados.

“Trabajamos durante todo el año, junto a la pastoral de la iglesia. La misma gente que participa del Cuasimodo realiza esta labor y está pendiente de los enfermos. Es el sacerdote quien las acompaña, lo que sirve de preparación. En el día que corresponde la actividad, nos dividimos los sectores para alcanzar a visitar a todos”, manifestó Pedro Puga.

Las actividades comenzaron a las 8 de la mañana, con un recorrido que incluyó el sector de El Pimiento de San Vicente, Caldera Vieja, El Pedrero, Pocuro y poblaciones aledañas, terminando en la Parroquia Nuestra Señora de La Merced de Calle Larga.

Un segundo grupo avanzó a través del Paradero 2, dirigiéndose al sector Alto del Puerto, La Palma, Población Juan XXIII y El Castillo, para culminar también en la parroquia de la comuna.

Comentarios

Relacionados