Complejo Termoeléctrico Nehuenco: hacer sustentable la generación eléctrica de la mano con la comunidad

En su Tercer Reporte de Gestión Operacional, Social y Ambiental, Colbún detalló las principales cifras e indicadores del Complejo durante el último año.

Colbún S. A., empresa de origen chileno dedicada a la generación de energía eléctrica, tiene en Quillota su Complejo Termoeléctrico Nehuenco, el que cuenta con tres centrales duales: Nehuenco 1, unidad de ciclo combinado (opera con gas natural como combustible principal y diésel como respaldo) que es capaz de generar 368,4 MW; Nehuenco 2, también de ciclo combinado, con una capacidad de 398,3 MW; y Newuenco 3, con un sistema generador de ciclo abierto, de 108 MW.

Desde el sector de Lo Venecia, estas unidades generadoras son capaces de proveer un volumen de energía equivalente al 91% del consumo de toda la Región de Valparaíso, convirtiéndolas en una de las más importantes del país.

En cada una de las zonas donde se insertan sus centrales de generación, la compañía desarrolla una política de puertas abiertas, para mantener un vínculo permanente con la comunidad y las autoridades.

En Quillota, Colbún presenta anualmente un Reporte de Gestión Operacional, Social y Ambiental, donde se hace un balance del funcionamiento y optimizaciones de las tres unidades del Complejo, el trabajo a nivel comunitario y principalmente el estado de cumplimiento ambiental en materia de emisiones atmosféricas, manejo de residuos industriales líquidos (RILES) y emisiones de ruido.

En mayo, se hizo la tercera entrega, en un encuentro encabezado por el Gerente de Centrales Térmicas de Colbún Zona Norte, José Miguel Espinoza; y el Subgerente del Complejo Nehuenco, Patricio Guerra; quienes expusieron detalles de este informe a autoridades regionales y locales, entre quienes se contó con el Alcalde de Quillota, Luis Mella Gajardo; y el Seremi de Energía de la Región de Valparaíso, Gonzalo Le Dantec.

 

En mayo se realizó la entrega y cuenta pública del Reporte de Gestión Operacional, Social y Ambiental ante autoridades y representantes de la comunidad de Quillota. En la imagen el Gerente de Centrales Térmicas de Colbún Zona Norte de Colbún, José Miguel Espinoza; junto al alcalde de Quillota, Luis Mella.

 

COMPROMISOS CUMPLIDOS

En los resultados operacionales del Complejo durante el 2017, el reporte consigna el cumplimiento de cada compromiso ambiental, con valores que están muy por debajo de los establecidos por la Ley. En el caso de las tres centrales, se miden las emisiones de Dióxido de Nitrógeno (NOx), Dióxido de Azufre (SO2) y Material Particulado (MP).

Tanto Nehuenco 1 como Nehuenco 2 presentan promedios anuales por debajo de la mitad del límite. Así también se aprecia en Nehuenco 3. Esta unidad de respaldo tiene autorización para operar con petróleo Diesel, pero sólo ha debido hacerlo una semana en el año, a petición del Coordinador Eléctrico Nacional. Respecto de la norma de ruidos (medidos dos veces al año), el Complejo Nehuenco también ha cumplido óptimamente; así como en el manejo de los Residuos Industriales Líquidos (RIL), regulado por el Decreto 90/2000.

En el uso del agua, ha sido clave la articulación de tres iniciativas: el manejo equilibrado de los pozos; su monitoreo en línea permanente, con análisis mensuales de autocontrol; y la innovación tecnológica más importante de este complejo: la Planta de Osmosis Inversa.

El Gerente de Centrales Térmicas de Colbún Zona Norte de Colbún, José Miguel Espinoza, comenta que para la empresa “es una satisfacción ser transparentes con las autoridades locales y la comunidad respecto de nuestra gestión operacional, medioambiental y social”.

“Nuestra Cuenta Pública de mayo logró las expectativas que teníamos, que era transmitir nuestro mensaje a la comunidad de Quillota y responder las dudas, inquietudes y mitos sobre el funcionamiento de una central termoeléctrica”, agrega el ejecutivo.

 

Una de las acciones hacia la comunidad, ha sido el recorrido de autoridades y representantes de organizaciones por las instalaciones del Complejo Termoeléctrico Nehuenco de Colbún

 

BALANCE SOCIAL

En el trabajo comunitario, desde el año 2000 se han consolidado programas permanentes, como la entrega de las Becas “Colbún – Banamor” en Quillota, destinadas a jóvenes y adultos que acceden a la educación superior.

Así también, se destacan iniciativas de intervención en infraestructura urbana, como la habilitación de zonas para aparcar bicicletas, el financiamiento del sistema de calefacción de la Unidad de Urgencia Pediátrica del Hospital San Martín de Quillota y un programa de arborización el centro de la comuna, entre otras iniciativas.

El 2017, uno de los grandes hitos fue el trabajo en conjunto hecho por Colbún y la Municipalidad de Quillota, para el proyecto Plaza Tricentenario, que involucró la participación de niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, en la construcción de este hito de ingreso a la comuna, en el sector La Palma, como un regalo a la ciudad, al cumplir 300 años.

La iniciativa transformó casi 4 toneladas de material de desechos en una plaza adornada con murales y mosaicos, hechos sobre muros de ecoladrillos, fabricados con botellas de plástico y en cuyo proceso participaron más de 5 mil personas.

 

Recolección de ecoladrillos para campaña Plaza Tricentenario de Quillota / Complejo Nehuenco de Colbún.

 

Una de las jornadas de recolección y fabricación de ecoladrillos en colegios de Quillota para Plaza Tricentenario de Colbún.

USO INTELIGENTE DEL AGUA

Las centrales termoeléctricas de ciclo combinado, requieren de agua para la operación de todos sus sistemas, principalmente para refrigerar. En el caso del Complejo Termoeléctrico Nehuenco, aproximadamente el 98% se destina a ese fin. Esta agua se extrae desde una batería de 18 pozos ubicada en el complejo.

Para minimizar su uso y asegurar la disponibilidad operacional durante periodos de escasez hídrica, Colbún puso en marcha una planta depuradora de agua, basado en un sistema de tratamiento y purificación denominada técnicamente como Planta de Osmosis Inversa. La nueva planta purifica el agua extraída de los pozos de la central, eliminando partículas y minerales presentes en ella, para usarla la mayor cantidad de veces posible, porque se recircula

Este proyecto se originó como una experiencia piloto en 2015, dado el contexto de sequía que ha presentado el río Aconcagua en los últimos años. La iniciativa permite optimizar el recurso utilizado en el proceso de enfriamiento de los ciclos combinados de las Unidades 1 y 2 de Nehuenco, operando de la misma forma, pero con la mitad de agua que consumía históricamente. Ésta es la primera planta de su tipo que se utiliza en el sistema de enfriamiento de ciclos combinados en Chile. De ahí, su condición innovadora dentro de la industria de generación de electricidad. La inversión fue de aproximadamente de 9 millones de dólares. El proyecto consideró un estanque de agua adicional al ya existente, por lo que además del ahorro del recurso hídrico, esta planta permite una mayor capacidad de almacenamiento y autonomía en caso de emergencia.

 

En escenarios de escasez, el agua es depurada en la Planta de Osmosis Inversa y se almacena en el nuevo estanque de 2 mil metros cúbicos de capacidad útil (adicional al anterior), desde donde se abastece al sistema de enfriamiento.
Comentarios

Relacionados