¿Cómo los políticos les abrirán el camino a los delegados constituyentes independientes?

Publicado el at 10:54 am
405 0

Roberto Silva Bijit

No tenemos que repetirlo. Los políticos han quedado muy poco legitimados después de sus actuaciones en los últimos 30 años. En medio de la profunda crisis social y el violento desorden, el fin de semana pasado llegaron a un acuerdo los partidos de oposición (a excepción del PC que no firmó) y los partidos oficialistas.

El acuerdo señala que en abril del próximo año se realizará un plebiscito, donde nos harán dos preguntas:

1.- Si queremos una nueva Constitución (se aprueba o se rechaza) y 2.- Qué tipo de órgano debiera redactar la nueva Constitución (si una convención mixta constitucional o una convención constitucional).

En el caso de ganar la convención mixta constitucional, se compondrá en partes iguales de miembros electos especialmente para dicha tarea y por parlamentarios en ejercicio.

La otra opción, la convención constitucional, se compondrá íntegramente de delegados elegidos para redactar la nueva Carta Fundamental, sin políticos profesionales.

Tal como está el nivel de aprobación de los políticos, es muy posible que sólo por rechazarlos, gane la convención constitucional.

Hasta ahí estamos claros, pero donde viene la confusión es cuando los partidos de ambos sectores del país señalan que los delegados a la convención constitucional serán electos por voto popular en octubre del 2020, junto con las elecciones de alcaldes, concejales y gobernadores regionales y agregan que todo se hará con las mismas normas electorales que rigen para las elecciones de diputados.

¿Qué significa eso?

Dos cosas: 1.- Que los partidos nombrarán sus candidatos y los llevarán en sus listas (vamos a quedar donde mismo) y 2.- Que los delegados independientes, al igual que en las últimas elecciones no tendrán ninguna chance de poder ganar.

Para ratificar lo que estoy afirmando puedo señalar que en la última elección hubo un solo elegido fuera de las listas de los partidos políticos, que fue el diputado René Saffirio, gran defensor de los menores e impulsor de cambios radicales en el Sename.

Eso significa que no habrá delegados independientes, provenientes de las distintas actividades u organizaciones del país, ya que todos serán militantes de partidos políticos, designados para que participen en el proceso constituyente, en representación -obvio- de los mismos partidos.

Sería absurdo, a pesar de la crisis, desconocer que los partidos representan corrientes de opinión y que tienen todo el derecho a ser escuchados, pero no por ello van a dejar fuera a los independientes, que además de ser mayoría, podrían representar las diversas agrupaciones, actividades, instituciones y comunidades de diferente orden, que existen en el país, que son las mismas que vienen reclamando hace años en contra de la pasividad de los partidos políticos y sus representantes en el Congreso.

Lo mínimo que pueden hacer es abrir la puerta a los independientes y ojalá dejarla abierta para todas las elecciones, no solamente para los temas constituyentes. Es más, los independientes que tengan pensamientos afines podrían conformar listas conjuntas y así poder tener alguna opción de integrar la convención, permitiéndoles ir en la lista reuniendo menos firmas para inscribirse de las que pide la ley actual.

Los independientes deben transformarse en una nueva fuerza, más libre, más cercana al pueblo, más aterrizados en la realidad y más lejana de las oxidadas organizaciones políticas de Chile.

Comentarios