marcha 8m en quillota convocó a 3 mil mujeres

Así se gestó la histórica marcha feminista por el 8 de marzo en Quillota

Publicado el at 15/03/2019
425 0

La marcha del 8M reunió a casi 3 mil mujeres. En la previa, elaboraron un petitorio local que, entre otras cosas, pide una ordenanza municipal que sancione el acoso callejero

QUILLOTA.- La invitación original era a sumarse a la marcha que se haría en Valparaíso, pero las organizaciones Coordinadora Feminista de Quillota, Justicia por Nicole Saavedra y “Entre Mujeres nos Cuidamos” creyeron necesario descentralizar el movimiento y llamar a participar en nuestra ciudad de la primera marcha provincial, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Con eso se podría mostrar la fuerza que está tomando el movimiento feminista en la zona.

Karen Vergara pertenece a la Coordinadora Feminista de Quillota. Cuenta que, previo a la marcha, comenzaron a preguntarse “¿por qué viajar a Valparaíso y Santiago si tenemos mujeres feministas y organizaciones acá en la provincia? ¿por qué tener que salir de nuestra zona?”.

“Queríamos que la convocatoria no fuera partidista, porque habían muchas organizaciones que se estaban restando a ir a marchar a Valparaíso porque estaban convocando partidos políticos”, complementa Giselle Ahumada, de “Entre Mujeres nos Cuidamos”.

Así fue como empezó a configurarse, no sólo una convocatoria a marchar, sino también un petitorio local para enfrentar problemáticas que las mujeres viven en la zona. En ese proceso se creó la coordinadora “Caminando Juntas a la Huelga”.

Las peticiones fueron resumidas en un documento donde se tocaron desde temas de la seguridad pública hasta planes para generar conciencia sobre el maltrato en la comunidad.

EXIGENCIAS LOCALES

Una de las peticiones es crear una Ordenanza Municipal contra el acoso callejero, con la idea de que quienes sean denunciados enfrenten sanciones. Asimismo, se pidieron acciones para proteger a las menores que viajan en el transporte público y muchas veces viven situaciones de acoso u otro tipo de hostigamiento.

También se propuso habilitar botones de pánico en sectores estratégicos de la comuna y que se puedan usar cuando una mujer es víctima de alguna agresión u otro delito. Asimismo,  solicitaron mejorar la iluminación en las calles.

En el ámbito de la toma de conciencia se exige promover grupos de apoyo y  campañas de visibilización y concientización sobre la violencia hacia la mujer en todos sus aspectos, junto con la eliminación de publicidad sexista.

Junto con lo anterior, se propuso rescatar la memoria histórica de mujeres importantes en Quillota, implementar un plan de educación no sexista en los colegios municipales, crear protocolos para enfrentar casos de acoso laboral y espacios para integrar a las mujeres inmigrantes. También se pide un programa específico de capacitación laboral al que puedan acceder todas las mujeres.

Pero sin duda, parte importante del petitorio es la designación de un fiscal exclusivo para dar con los autores del brutal asesinato de Nicole Saavedra, el cual aún no ha sido resuelto.

Este documento fue entregado a la Municipalidad de Quillota antes de la marcha y ya hubo un primer resultado: se estableció un compromiso de crear una mesa de trabajo y entregar respuestas. Eso sí, las representantes de la Coordinadora dijeron que ahora la tarea está en manos de las autoridades. “Nosotras dimos el avance y ellos tienen que saber cómo cumplir el petitorio” dijo Karen Vergara.

EL FEMINISMO LLEGÓ PARA QUEDARSE

Fue así como llegó el viernes. Poco a poco, se desencadenó un momento que es sentido como histórico por todas quienes participaron, pues calculan que fueron 3 mil las mujeres que respondieron al llamado, en una de las manifestaciones más multitudinarias de las que tenga recuerdo la ciudad.

Cerca de las 18 horas, la Plaza de Quillota comenzó a llenarse de manifestantes de todas las edades. Algunas eran integrantes de los grupos organizadores y otras (la mayoría) arribaron de forma espontánea. Muchas vestidas de negro y llevando megáfonos, pañuelos verdes (que simbolizan la demanda por aborto libre), pancartas y lienzos con demandas alusivas al día. Cuando empezó la marcha, juntas gritaban: “¡Abajo el patriarcado que va a caer, arriba el feminismo que va a vencer!”.

“Nosotras nos conformábamos con un cuarto de la gente que llegó. Por eso no hay palabras para explicar la emoción que se generó ese día”, comenta Karen, señalando que habían mujeres de Quillota, La Calera, Nogales, Hijuelas, La Cruz, Limache y hasta de Catemu, Santiago y Valparaíso.

María Bahamondes, de Justicia por Nicole Saavedra, describe que se emocionó al “ver familias completas en las calles, mujeres de todas las edades y exigiendo claramente nuestros derechos. La mujer no quiere callarse, no tiene miedo. Ver que ya no estamos solas y somos miles, y que nos apoyamos, te llena el corazoncito”.

Fue precisamente esta organización la que encabezó la columna como un símbolo, pues en junio se cumplen tres años desde el terrible crimen contra esta joven de El Melón donde todavía no hay culpables.

María Bahamondes es su prima y fue enfática en señalar que “yo no dejaré que pase lo mismo que con el Caso de María Pía y se archive sin imputados. Tampoco dejaremos que suceda lo mismo con el de Susana Sanhueza, que también lleva 2 años y, teniendo confeso al asesino, aún no se dicta sentencia”.

Tras la marcha, Giselle Ahumada, de “Entre Mujeres nos Cuidamos”, comentó que “seguiremos generando una red en torno al tema de la violencia en espacios callejeros, generando trabajo territorial para llegar a las mujeres que día a día no se han cuestionado el tipo de violencia que reciben. Nosotras queremos empezar a generar círculos de sororidad (solidaridad entre mujeres). Gracias a esta marcha se han sumado mujeres a participar voluntariamente de actividades que puedan ser territoriales, para sacar el tema de los círculos académicos”.

Por su Parte, Karen Vergara señaló que, “vamos a seguir trabajando con las que quieran unirse, podemos ser muchas más y salir en cualquier momento a la calle, porque ya no nos van a callar, ya se dieron cuenta que somos muchas y que el feminismo llegó para quedarse”.

(*)Fotografía de inicio: Vladimir Videla

Comentarios