Artesano de San Pedro crea hermosas réplicas en madera de la historia ferroviaria de la comuna

Publicado el at 2:20 pm
340 0

Hace cinco años, casi de casualidad, se encontró con este oficio que le permite seguir ligado al mundo de los trenes

QUILLOTA.- Terminando los últimos detalles de un tren de madera, el cual debe entregar hoy, encontramos en su taller a José Godoy Vega, más conocido en el distrito de San Pedro como “Don Pepe”. Allí vive hace seis décadas, luego llegar a la zona junto a su padre andino y su madre quilpueína. La razón del traslado obedecía al trabajo de su progenitor, quien al igual que sus abuelos, tíos y hermanos estaba ligado al fantástico mundo ferroviario. Por cierto, él también terminó vinculándose con los trenes.

La vida de “Don Pepe” siempre estuvo ligada a los convoyes y su historia, pues al llegar a San Pedro -a principios de los sesenta- vivió junto a su familia en una de las casas contiguas a la ex estación. Con nostalgia recuerda los días de gloria de este medio de transporte, los que llegaban cargados de pasajeros especialmente en la época de verano. Desde allí, muchos seguían el trazado del antiguo ramal a Quintero.

Se casó con Mónica Guerra, quien falleció hace siete años, y tuvo dos hijos, quienes a la vez lo hicieron abuelo en tres oportunidades. Después de formar su familia compró una casita en la Población Sol de Julio, pero reconoce que “extrañaba mucho el sonido de los trenes”.

En 1987 tuvo la oportunidad de ingresar a trabajar en lo que más le apasionaba: la vida ferroviaria. El contexto fue complejo, ya que ocurrió tras la caída del puente Aconcagua producto de las fuertes lluvias de ese año. Ferrocarriles del Sur lo contrató como auxiliar para después trasladarlo a la cantera Las Cucharas (actual autopista Troncal sur) para desempeñarse en la movilización de trenes de carga.

Desde 1990 y hasta la actualidad, “Don Pepe” ha seguido trazando cientos de kilómetros en la mantención de las líneas férreas. Primero como Merval, luego como Ferrocarriles del Estado y actualmente como Metro Valparaíso. Es feliz, ya que asegura que “es más que un trabajo, es la pasión de mi vida”.

ARTE EN MADERA

José comenzó hace cinco años a recuperar, con sus propias manos, parte de la historia ferroviaria de la zona, a través de la construcción de réplicas en madera. Su motivación para iniciar esta aventura es simple: ama los trenes, su historia y sus misterios.

Por lo mismo, y sin planificar algo especial, comenzó a tomar trozos de madera para darle sentido a su imaginación. Es como si los trenes hubiesen salido solitos, sin que forzara la idea creativa.

Quillota, Ramal San Pedro – Quintero, la antigua estación de Limache, casetas guardavías e incluso trenes de todas las épocas han tomado vida en las manos de este artesano, quien aprovecha sus horas de descanso para trasladarse a su taller.

“Hacer esto es un arte, en especial las estaciones, ya que trato de hacerlas lo más similar a la realidad. A veces cuesta, pero sé que me he ido puliendo con el paso del tiempo y a la gente le gusta mi trabajo, lo encuentra bonito y compran mis creaciones”, dice José.

Si usted quiere conocer el trabajo de “Don Pepe” lo puede ubicar en la feria de Los Ceibos o en su domicilio, en calle Los Copihues de la Población Sol de Julio en San Pedro.

Hasta mi último día de vida seguiré sobre los rieles, construyendo y recuperando en parte la bonita historia de los trenes que pasaron nuestras comunas”, concluye con emoción José.

 

Comentarios