Ámbar y Hashim en el corazón de Quillota

Los últimos días de abril experimentamos un profundo pesar e impotencia al conocer, con sólo 7 días de diferencia y a pocos kilómetros de distancia, dos crímenes de extrema violencia contra dos pequeños niños en la Región de Valparaíso.

Eva Márquez Estay
Periodista Web

Se trata del pequeño Hashim, que a sus 7 años encontró la muerte el viernes 20 de abril, tras una brutal golpiza de parte de la mujer que tenía la misión de cuidarlo, su abuela. El niño estuvo dos días agonizando en silencio, hasta que comenzó a convulsionar y fue llevado al hospital, donde su cuerpo no resistió más. Ya era tarde para él y hubo pesar en la conciencia de muchos vecinos de la Villa José Miguel, que muchas veces escucharon los gritos del pequeñito cuando era violentado en ese departamento, ahora lleno de globos blancos, carteles y velas.

Siete días después, cuando aún no salíamos del estupor que nos provocó la historia del pequeño calerano, la muerte de Ámbar Lazcano nos sacudió con horror el sábado 28. Más aun conociendo que, al igual que Hashim, la bebé de un año 7 meses encontró la muerte a manos de quien tenía su cuidado, un hombre de 30 años, pareja de su tía materna, quien se habría ensañado con la niña golpeándola, violándola y causándole heridas internas de tal magnitud que incluso provocaron el llanto de los equipos médicos que la atendieron en los hospitales de Los Andes y San Felipe.

Casos como el de Ámbar y Hashim causaron tristeza en la región, pero también muchos cuestionamientos acerca de cómo está operando el sistema de protección de la infancia en Chile; las penas de cárcel contra quienes cometen estas atrocidades y acerca de cómo podemos generar un cambio en nuestra sociedad para que ya no existan más muertes como la de éstos niños.

Es por eso que deseo destacar una idea que surgió en Quillota, donde el cuestionamiento dio un giro hacia la acción y hoy buscan crear la primera casa de acogida para niños de la primera infancia en situación de riesgo social, siguiendo la línea de las casas de acogida ya existentes en la comuna, que en palabras del mismo alcalde Mella, “tienen un sello de impacto en la comunidad que se basa en el cariño, el afecto y el amor”.

El proyecto da sus primeros pasos y por ahora necesita de un espacio físico, que sea acondicionado según las exigencias, para que el municipio pase a ser un organismo cooperador de Sename, y así tener el reconocimiento que permita la derivación de niños al centro a través de los juzgados.

Muchas personas manifestaron por redes sociales su aprobación y deseo de ser parte de este hermoso proyecto, que podrán conocer este miércoles 23 de mayo, a las 18:30 horas en el Centro Cultural Leopoldo Silva Reynoard, donde se conformará una organización funcional y comprometida con la causa y ayudar a que no se repitan más muertes de pequeñitos en nuestra región.

Comentarios

Relacionados