Al cumplir cien años San Luis vive en el corazón de los quillotanos

Publicado el at 9:58 am
3320 0

Roberto Silva Bijit

El domingo se realizó una sencilla ceremonia en la que se celebraron los cien años de San Luis, con una misa de acción de gracias y un cumpleaños feliz cantado en el club, con torta y un par de discursos. También con un mensaje con voz débil pronunciado por Maradona con un beso y un abrazo para “Quiyyota”.

San Luis está en la historia del deporte chileno como uno de los diez clubes más antiguos vigentes en el país y con una aplaudida trayectoria.

Si valoramos la historia de San Luis, construida con tantos goles y con tantas jornadas vividas a lo largo de diez décadas, entenderemos por qué surge tanto entusiasmo con este club que siempre representó a la ciudad donde nació, ese día 8 de diciembre de 1919 en una sala del que sería Instituto Rafael Ariztía, de los Hermanos Maristas.

Hay mucho San Luis en el corazón de los quillotanos.

Hay muchas alegrías compartidas con el equipo. Hay muchos goles retenidos en la mente, hay muchas atajadas gloriosas, hay nombres de jugadores y dirigentes, hay trenes embanderados de amarillo partiendo al norte o al sur, hay muchas tardes de estadio lleno, de gritos y cantos, hechas de ese ambiente único que se arma en el mismo escenario deportivo.

A punta de victorias San Luis se fue metiendo en el alma de un pueblo. Se transformó en el mejor representante de la ciudad, en el sinónimo de Quillota.

Con el paso del tiempo y en momentos estelares como los que estamos viviendo, uno siente que un club de fútbol profesional tiene una gran representación en la comunidad en que vive, porque promueve la sana recreación, estimula económicamente a diversas actividades de la zona y es tema de cada fin de semana en muchos hogares de la comuna.

Conocí a San Luis desde muy chico. Cuando tenía cinco años mi padre transformó nuestra casa en la sede del club. Era la oficina y la sala de reuniones de un grupo de personas que habían logrado que nuestro equipo ingresara al fútbol profesional. En nuestra casa se lavaban las camisetas, se guardaban las pelotas, los botiquines con esos olores penetrantes, las rodilleras y los zapatos con estoperoles. Después me llevó al estadio y gritamos juntos los goles amarillos.

Para mi padre, Leopoldo Silva Reynoard, San Luis fue su gran pasión durante más de 50 años de su vida y por esa dedicación, le prometí que haríamos una gran historia para los cien años del club.

Y la hicimos. Ya la terminamos junto a Francisco Manzo Baeza y su monumental archivo canario.

El libro se llama “La gloriosa historia de San Luis de Quillota”, tiene 336 páginas en formato grande y cientos de fotos en colores.

Se divide en dos grandes partes: San Luis en el fútbol amateur (1919 a 1952) y San Luis en el fútbol profesional (1953 a 2019). Cada parte tiene 12 capítulos donde se detalla cada momento importante vivido por San Luis. Al final le agregamos los testimonios de un grupo de jugadores en los mejores momentos deportivos del equipo. También una sabrosa recopilación de anécdotas.

A la producción de esta documentada historia sanluisina contribuyeron también con su pluma Miguel Núñez Mercado, Julio Cifuentes Mora, Víctor Vargas Salgado, Juan Carlos Reyes, Gustavo Rodríguez Catalán, Mauricio Morales Tortora, Mario Campos Vinet y Hernán Hernández.

Estamos seguros que muy pocos clubes de fútbol profesional pueden mostrar esta grandiosa historia plasmada en un libro, donde el cariño de la gente ha transformado a San Luis en el mejor Embajador de Quillota.

Comentarios