A 20 años de su detención, Pinochet todavía hace noticia con el reparto de dineros robados entre sus familiares

Hace justos 20 años, el 16 de octubre de 1998, por una orden de captura internacional emitida por el juez español Baltazar Garzón, fue detenido en Londres Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, por fuerzas especiales del Scotland Yard. Ni su calidad de Comandante en Jefe ni su título de Senador Designado le sirvieron para impedir su detención. Un juez español hacía en Londres lo nunca había podido hacer la justicia de Chile.

opinion de funador del diario el observador
Roberto Silva – Fundador de “El Observador”

Estuvo detenido hasta el 2000 y con una vergonzosa triquiñuela, logró eludir a la justicia, dejando en ridículo a todos los que de buena fe lo ayudaron para que retornara a Chile. Amparado en informes médicos que señalaban que no estaba en condiciones de afrontar un juicio, recibió el apoyo del Primer Ministro inglés Jack Straw y del Presidente de Chile, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, además de mucha otra gente que participó para que lograra su regreso al país.

Una vez que llegó, bajó del avión en silla de ruedas, pero burlándose de todos, se paró y caminó sin ningún problema con una risita cínica en su cara. Él quedó convencido que había hecho una gracia, pero en el fondo, fue una desgracia para la institucionalidad del país. En estos días, el que fue primer ministro británico, Jack Straw afirmó que “si hubiera sabido que Pinochet no estaba tan estaba enfermo como decía, me habría negado a liberarlo”. Un papelón más de un Pinochet que ya se había acostumbrado a los temas ilegales.

Casi como para “celebrar” los 20 años de su detención, el Consejo de Defensa del Estado, CDE, acaba de presentar una demanda pidiendo que se condene a 16 herederos de Pinochet a pagar $10.916 millones de pesos a cada uno, que corresponden al patrimonio de Pinochet que es de origen ilícito.

En el año 2012 se abrió el testamento de Pinochet, pero la mayoría de la familia no aceptó la herencia hasta que no se definiera si los bienes eran lícitos o no. Pero después fueron aceptando con la ilusión de poder quedarse con dinero de todos los chilenos. En dicho testamento la principal beneficiada era su esposa Lucía (51,8%). Un 7,14% del patrimonio le correspondería a cada uno de los cinco hijos: Augustito, Lucía, Verónica, Marco Antonio y Jacqueline. También benefició a 12 de sus 25 nietos y a cinco bisnietos, quienes en total se repartirán el 12,5%, aunque en proporciones distintas.

Además, el Séptimo Juzgado Civil de Santiago, donde está la causa del CDE, resolvió conceder las medidas prejudiciales precautorias de retención de bienes y la prohibición de celebrar actos y contratos sobre toda la herencia de Pinochet. Se retuvieron depósitos a plazo por cerca de cinco millones de dólares, otro depósito por 124 millones, se congelaron las acciones sobre 23 bienes raíces ubicados en las regiones Metropolitana, de Valparaíso, Tarapacá y Los Ríos, además de tres autos. Se trata de bienes por 17 millones de dólares que Pinochet no pudo explicar de dónde los obtuvo.

La presidenta del Consejo de Defensa del Estado, María Eugenia Manaud, fue muy clara y precisa en sus declaraciones: “Se ha accionado contra de todos los herederos de Pinochet, pues si bien no se acreditó que hubieren tenido participación en los ilícitos, son los destinatarios de un enorme provecho económico, fruto de una conducta delictual plenamente demostrada”.

Pinochet no se cansa de molestar.

Comentarios

Relacionados